Rodrigo Arenas Betancourt

Fredonia, Antioquia

Escultores

Abstracto, Figura Humana, Figura

 

st - Rodrigo Arenas Betancur


 Rodrigo Arenas Betancourt

pintor, escultor

 

 
De Fredonia a México, pasando por todo

por Gabriel García Márquez
El Espectador, 1 de febrero de 1955

El 29 de marzo de 1944 llegó Rodrigo Arenas Betancourt al aeródromo de México, con dos vestidos y un par de maquetas en una deteriorada maleta de cartón. Pero entonces tenía la ventaja de ser extranjero y de haber conocido en Bogotá al embajador de Colombia en México, Jorge Zalamea. Pero seis años antes, cuando llegó por primera vez a Medellín —donde pagó diez pesos mensuales por vivir en "el hueco de ña Rafaela"—era apenas un desconcertado muchacho que parecía sacado a lazo de Fredonia. Su principal desventaja era ser colombiano. Lo mismo en Medellín que en la Escuela de Bellas Artes de Bogotá, y lo mismo otra vez en Medellín, en 1942, cuando regresó derrotado por el 2.9 de Luis Vidales. Pero entonces conoció al pintor Pedro Nel Gómez y al grupo de estudiantes que dirigían el suplemento literario de "El Colombiano". Algunos de ellos eran conservadores en política, pero revolucionarios en arte: Miguel Arbeláez, Otto Morales Benítez, Hernán Merino, Belisario Betancur y Alberto Duran Laserna. Este grupo escribió notas en el suplemento literario de "El Colombiano", con el pseudónimo común de PRAB, que significaba: "Para Rodrigo Arenas Betancourt". Las notas publicadas con esa firma eran liquidadas por la gerencia del periódico y abonadas a un fondo especial, que le fue remitido a México a Arenas Betancourt. El escultor recuerda haber recibido un cheque de cien dólares, durante su época más difícil. Por primera vez alguien se dio cuenta de que Rodrigo Arenas Betancourt era capaz de hacer algo de lo que decía. Entonces su nombre apareció por primera vez en letras de molde y por primera vez en un cheque: 1.000 pesos que le pagaron por su trabajo eh la exposición industrial de Medellín.

Su primer cheque y Pedro Nel Gómez —en un país que podría salvarse con cinco Pedroneles, según dice ahora Arenas Betancourt— le abrieron las agallas. Los muchachos de "El Colombiano" ayudaron a abrírselas. Y Ramón Jaramillo Gutiérrez, director de educación de Antioquia, hizo una maroma presupuestal y lo sentó en un avión para México. De no haber sido así, se habría ido de fogonero en un barco. Cuando en Colombia se supo que un colombiano era uno de los mejores escultores de México, hacía ocho años que Arenas Betancourt había salido del país. Todavía no entiende por qué no se murió de hambre, desde cuando Jorge Zalamea lo instaló con otros estudiantes colombianos en "República de Chile", número 38, hasta cuando vendió sus primeros 450 pesos de terracota, cuatro años después, en una exposición colectiva en el bosque de Chapultepec. Durante esos años, no hubo en México ocupación u oficio que Arenas Betancourt no desempeñara. Por largo tiempo su amigo más solvente fue el escritor Manuel Zapata Olivella, que había llegado sobre las suelas de sus zapatos y con quien compartía la camilla de operaciones en el consultorio de un médico cubano. Alternativamente fue ayudante del escenógrafo de La reina de la opereta, una mala película con la colombiana Sofía Ál-varez, que le produjo 200 pesos semanales. Fue obrero del escultor Rómulo Rozo, por 100 pesos mensuales; tallador de falsas miniaturas aztecas para descrestar, por cuenta del patrón, a los turistas norteamericanos; redactor del Diario de Sureste, en Mérida, y allí mismo asistente ocasional a la casa de diversión de "La nena alpuche". Una noche de 1947 lo encontró en ese lugar un borracho que le ofreció un contrato como profesor de dibujo. Arenas Betancourt aceptó, por llevarle la corriente al borracho, y veintinueve días después viajó a enseñar dibujo a Quintana Roo. Un territorio en la selva, en el extremo sureste del país, donde lo único que llevó, por recomendación del contratista, fue "un calabazo con bastante agua".

En Quintana Roo, que es el único nombre pronunciable en una región donde se encuentran Yaxcaba, Kanabsonot, Taxhibishen, el pequeño y aindiado antioqueño se dio cuenta de que llevaba tres años de vivir en México y en realidad no conocía a México. Misteriosamente, viviendo entre los indígenas, enseñándoles dibujo por 218 mensuales como profesor de la misión rural número 5, comiendo otra vez frijoles y arepa como en Fredonia, empezó a entender retrospectivamente toda la historia que no entendió al maestro Miguel Yepes. Cuando regresó a Ciudad de México, volvió a ser ilustrador de revistas; fue el muchacho que le cargó las cámaras y los trípodes al fotógrafo colombiano Leo Matiz; escribió reportajes, comió cuando pudo y durmió cuando pudo, hacinado en una casa de vecindad, hasta cuando le permitieron participar en la exposición colectiva del bosque de Chapultepec. Allí vendió dos esculturas que había hecho en Quintana Roo. Y esa venta fue como un milagro. Tres meses después era amigo de Diego Rivera, José Clemente Orozco, y de todo lo que vale y pesa en el arte mexicano. En 1949 participó en la exposición colectiva del palacio de Bellas Artes, con Mujer maya torteando, que el ingeniero José Domingo Lavín adquirió por 1.000 pesos. Fue allí donde conoció al arquitecto Raúl Cacho, que iba a construir la Torre de las Ciencias Exactas. Raúl Cacho conversó con Arenas Betancourt, se pusieron de acuerdo en la necesidad de "incorporar la escultura a la arquitectura" y pidió que le llevara un proyecto. Arenas Betancourt, que mide un metro con sesenta y dos centímetros, se le presentó con un impresionante monstruo de siete metros de altura: Prometeo, dos toneladas de bronce que en seis meses lo hicieron famoso en medio mundo.

Ahora Rodrigo Arenas Betancourt vive bien en México, casado con Lidia Rosas, y con un hijo de tres años, José Patricio. Su casa, centro ocasional de reuniones artísticas, es el número 18 de la calle del doctor Río de la Loza, a pocos metros de un coliseo de lucha romana, donde los luchadores se rompen los huesos para comer. En el Palacio de Comunicaciones, donde trabajó la plana mayor de los artistas mexicanos, está su monumental Homenaje a Cuauhtémoc y la patria, más grande, más importante y mejor logrado -según el autor— que su famoso Prometeo. Una obra incorporada ya al patrimonio artístico e histórico de México, que le produjo 40.000 pesos, y que para ser trasladada fue preciso desarmarla en piezas y desarmar después el taller, para que salieran las piezas mayores. Al volver a Colombia, los amigos de Rodrigo Arenas Betancourt se han dado cuenta de que sigue siendo sencillo, emotivo y cordial, como si acabara de llegar de Fredonia, pero más optimista y maduro. Atribuye más importancia al conocimiento de sus límites que al de sus posibilidades. Ha leído mucho, novela especialmente, y especialmente novela americana. No es fumador, salvo cuando trabaja. Considera que es capaz de expresarse adecuadamente en dibujo y fotografía, que cultiva como entretenimiento y va al cine tres veces a la semana, cuando menos, de preferencia a las películas Italianas y de preferencia a las de su amigo personal, Cesare Zavattini, a quien conoció en México y a quien visitó recientemente en Italia. Rodrigo Arenas Betancourt tiene el pasaje de regreso en ei bolsillo y varios compromisos en México. Pero sus amigos aspiran a que demore un poco más en Colombia. Aspiran a que haga en Bogotá el monumento a Bolívar que de todos modos hará en cualquier parte del mundo, pensando en sus primeros y olvidados monigotes de Fredonia.

Tomado de la Revista Mundo No. 29, 2008

horizontal rule

 


Rodrigo Arenas Betancourt
... y la serie de "los amantes"

En México trabajó como profesor de dibujo en una zona indígena, a " donde viajó muy joven haciendo parte de la "misión cultural rural -.número cuatro". Esta experiencia le enseñó al escultor el misterio aun sin develar, que encierra su serie de esculturas y dibujos que él llamara los Amantes.

Arenas se adentró en los pueblos remotos de aquel país en donde vivió veinticinco años. Allí aprendió a mirar hacia dentro de su origen y del mundo, en los rituales que realizaban los indígenas con sus drogas ancestrales para curarse o para conversar con dios. Sólo en México, "entre feliz y angustiado, fui testigo de ese avatar tremendo en donde la vida y la muerte danzan jubilosas"

El baile en las tinieblas, el palmoteo, las largas letanías de los sabios curanderos, le enseñaron a entrar y salir del reino de la muerte.

Aprendió en las noches a adentrarse hasta al fondo infinito de la oscuridad para llegar a los dominios del amor y de la muerte, de la vida y la muerte. Allí se sumergía y buscaba en las sombras y el silencio el punto original de la inspiración. En esa duermevela llegaba la hora del trance para dibujar con tinta o esculpir el mármol todo lo que fue dado en aquella tierra misteriosa.

Como un inmenso columpio entre dos abismos, la vida y la muerte se merecieron hasta las orillas de cada cual y marcaron su territorio en casi toda la obra del artista. Desde la voz de la vieja chamana, Arenas emprendió la lucha con el animal que aparece en sus obras penetrando al hombre o a la mujer. Un cúmulo de nubes negras pastorea un coito entre ave y hombre, entre mujer y ave, entre muerte y mujer.

Asíi como las imágenes que brotan de sus dibujos en pequeñas hojas que enmarcó un día para colgar en las paredes y prolongar su conservación y que hoy llenan los cuartos de mi casa, aquí en Caldas Antioquia, en espera del momento en que pueda difundirlos, aunque siento que serán incompresibles para quienes están acostumbrados a ver solamente su obra monumental.

Comprendió el lastimoso juego de los amantes, que expresan con fuerza la influencia que México tuvo en su trabajo de escultor Allí vivió lo mejor de su vida y en esa tierra enigmática aprendió también a ser hombre, a morir y a penetrar hasta el corazón del amor y el sacrificio.

El color de la esperma en alguna de sus piedras, que a veces se vuelve transparente y después, en la sociedad y con algunos momentos de luz, se me da como una aparición, semeja también el color de las calaveritas que hacen los niños en azúcar el día de los difuntos, el cual celebran con la ceremonia y el ritual los mexicanos.

Las piedras milenarias acopadas, semejando partes sensuales del cuerpo humano, el resultado de ese "viaje al origen de la memoria" y de ese mirar hacia el origen del mundo, del amor y del ritual del sacrificio, en donde Arenas muere, prácticamente lapidado por sus visiones eróticas, "en Yucatán caí en un mundo del cual todavía no salgo", expresa en su libro "crónicas de la errancia del amor y de la muerte".

Hoy, hundió su nombre en el pasado muerto, renacerá en lo que representa para el arte colombiano. Tengo la esperanza de que sus paisanos puedan dimensionar a Arenas Betancourt, despojados de sus prejuicios y que las nuevas generaciones rindan honor y respeto a su memoria.

En su caballo de espuma se fue su espíritu espantando, atrapado siempre por el encantamiento del amor y de la muerte. Su espíritu que navegó en lo grandioso y que también suspiró, esperando en la copa de los árboles al pequeño chuparrosas.

María Elena Quintero de Arenas

Tomado del libroColombia y el Arte, Colombia Editorial, 2011 

horizontal rule