Moises Angulo

Barranquilla, Atlantico

Cantantes

Personaje

 

Moisés Angulo

cantante, actor

   
 

Vea otras imágenes de Moisés Angulo en ColArte

   
 
Actor - filmografía
  1. "Alejo Duran" (1999)
  2. "La mujer doble" (1992)
  3. Música maestro (1990) ... Rafa Madagascar
  4. "Quieta Margarita" (1989)
  5. "San Tropel" (1987
  6. Corralejas .... protagonista
  7. "La intrusa" (1986)
  8. "Los cuervos" (1985-86) .... Billy
  9. "El Faraón" (1984) - primera aparición

 

  Información gentilmente suministrada por el periodista Fernando Sarmiento, 2004, de Barranquilla
 

 

Rey de la Papayera

por Lucía Muñoz Ortiz

Uno de los actores más conocidos, se ha convertido en fenómeno musical de los últimos meses, al rescatar algunos de los temas más alegres del folclor costeño.

Moisés Angulo era un niño alegre pero tímido, sometido a un asma alérgica  que lo alejaba de las actividades fuertes y lo avergonzaba porque el pecho le sonaba duro. Preocupada, su madre le daba cuanto remedio y fórmula exótica le recomendaban, e incluso llevó a su hijo hasta Suan, un pueblo del Atlántico, famoso porque allí un santo se encarnaba en un joven que a la media noche curaba enfermos.

Recuerda los detalles: "Me echaron un ungüento en la frente y desde las 11 de la noche uno se ponía de rodillas; a las 12 aparecía el muchacho cargado, como un Dios. Todos debíamos concentrarnos y se suponía que cuando uno lograba ver al santo se desmayaba. Yo cerré mis ojos y sentía que la gente caía y caía, cuando vi que sólo faltaban por caer dos personas, entonces me tiré... por pena".

La historia, acompañada por gestos, movimientos y cambios de voz por parte del talentoso barranquillero, se pone más interesante: "Mi mamá estaba feliz; yo no era capaz de decirle que no había sentido nada; al final, entramos en una casa improvisada donde este muchacho lo formulaba a uno, me puso la mano en la cabeza y me dijo: lo voy a curar, tome cada seis horas una pastilla de neoasma. Ahí sí fue el horror, porque toda mi vida había tomado esa pastilla, entonces mi mamá armó la grande". Moisés se curó, pero en Bogotá.

BOHEMIA FUERTE

Como la mayoría de artistas, no descubrió su talento de un día para otro. A los nueve años armaba televisores de madera, cantaba, actuaba en el colegio y se aprendía historias de televisión; luego le explicaba a sus compañeros lo que sabía. En ese entonces le decían Ramayá, por la canción de Simón el Africano, a quien imitaba muy bien.

En sus aptitudes creía firmemente su madre, Gladys Bovea, quien se encontró en el matrimonio de Daniel Celedón con el actor Ronald Ayaso y no desaprovechó la oportunidad. A través de Ronald, Moisés se acercó al medio y concretamente a Boris Roth, el director que le dio su primera oportunidad: "Nunca he vuelto a sentir tanto terror en mi vida, yo salí jugando cartas con Iván Rodríguez y me tocaba pegar los codos a la mesa para disimular la tembladera, y Boris sí me decía: estás nervioso, y yo le dije que no, que lo que estaba buscando era darle un toque de credibilidad a la partida, pero qué va, en un descuido yo hubiera salido corriendo".

Recién establecido en Bogotá se dedicó al teatro en la Escuela de Luis Enrique Osorio, estudiaba periodismo y llevaba una vida de rumba y bohemia muy fuerte: "Fue una época de locura, me encontré con la popularidad y me creí Dios, mi vida era de excesos, excesos de trago, de alcohol, en fin, todos tenemos procesos y afortunadamente el mío fue rápido, en eso ayudó el matrimonio y el hijo, ese tipo de responsabilidades lo aterrizan a uno".

A Diana Mayorga, su esposa y manager, la conoció cuando ella hacía sus prácticas de psicología en un jardín infantil, ubicado en el segundo piso de la casa donde él dictaba clases de actuación en la planta baja: "Lo curioso es que yo andaba muy mal emocionalmente y eso me preocupaba, le había dicho a unos amigos que necesitaba psicóloga y preciso conocí a Diana, y el noviazgo fue la mejor terapia". Se casaron en 1983 y hoy son padres de Juan Andrés, un chiquilín de temperamento fregado, y como su padre, amante de la música. 

SOSEGADO Y ECUÁNIME

Lo curioso de todo es que el Moisés de hoy se proyecta como una persona tan sosegada y ecuánime, que resulta difícil imaginarlo diferente. Hoy no bebe, no fuma, lee la Biblia y cree profundamente en Dios.

Es extrovertido, no duda en pedir perdón cuando se equivoca, pero reconoce que por las malas puede ponerse difícil; posee pinta de buena gente y por ello los manipuladores lo acechan, "los atraigo, como me ven chévere parezco presa fácil y se llevan una sorpresa porque yo sólo voy hasta donde a mí me conviene, no me dejo usar, además, detecto a estos manipuladores gracias a que leo mucho sobre psicología, he aprendido a detectar a las perso nas".

Sin abandonar su faceta de actor, actual mente anda entusiasmado con su papayera y su LP Fusión, por el cual su disquera le entregará Disco de Oro, junto con La Gente del Camino: "Nosotros duramos trabajando este disco siete meses y nació como un concepto no como una moda, reconozco que al principio cuando Rafael Mejía, ejecutivo de BMG, me dio la idea, sentí temor porque la papayera estaba relegada al pueblo o al asado, fue un trabajo de investigación, puedo presentarte ahora mismo 200 temas que nadie conoce y son excelentes. Con Carlos Vives quedó claro que aquí hay una minita, por mucho tiempo los salseros y merengueros extranjeros vinieron y se llevaban nuestras cosas por el mundo, los respeto, pero ya era hora de que supiéramos lo que teníamos".

Tomado de la Revista ALO, No.173, 27 de febrero de 1995