Luis Fernando Correa

Arquitectos

Construcción

 


 Luis Fernando Correa 

http://www.luisfcorrea.com/ 

Arquitecto
 

A ColArte

 

 


"Nadie ha construido mas hoteles que yo"

La gente me decía que estaba loco, que me iba a quebrar". Así recuerda Luis Fernando Correa el día que inició su primer gran proyecto en Colombia. Le habían ofrecido presentar un plan de construcción en un sector al occidente de Bogotá, que se llamó Ciudad Salitre. Era una zona nueva que había nacido bajo el gobierno de Virgilio Barco y en la que nadie creía. Pero este bogotano, obstinado y convencido de tener un buen ojo para los negocios, intuía, por el contrario, que en esta zona no sólo prosperaría un complejo de vivienda sino que su visión fue más ambiciosa: pensó en un hotel.

Los periódicos de entonces (1993) no le auguraban mucho éxito a la iniciativa. Recuerda con humor que "los titulares hablaban de `Hotelitis aguda y `No hay gente para tanta cama. La gente no creía mucho, le daban la espalda a la idea, pensaban que era un sitio hasta peligroso. Incluso tuve que instalar la sala de ventas en el norte de Bogotá".

Sin embargo, él se animó porque tenía clara la importancia estratégica del corredor del aeropuerto y como anécdota, recuerda lo que le decía su padre, de origen antioqueño: "El que ponga un hotel cerca al aeropuerto se tapa".

Al cabo de cuatro meses consiguió los inversionistas y el proyecto se hizo realidad. Así fue cocinando la idea de lo que luego se convirtió en el Hotel Capital. Hoy esta zona es una de las más dinámicas de la ciudad, con mayor valorización y proyección comercial (el metro cuadrado es uno de los más caros de la capital).

Desde que este economista de la Universidad Javeriana se inició en el mundo de la construcción no ha dejado de tener grandes ideas. Sus inicios se remontan 30 años atrás, poco antes de graduarse, cuando entró a trabajar a la empresa inmobiliaria de un amigo. En ese lugar, en el que iba a desarrollar sólo una pasantía, se quedó ocho años. Luego montó su propia firma, Luis F. Correa y Asociados, una constructora dedicada a realizar proyectos de vivienda.

En 1981 se fue a Estados Unidos a hacer un máster en Mercadeo y utilizó todas sus dotes de vendedor con el fin de conseguir recursos para sus proyectos inmobiliarios, como el hotel Hamilton Court, en el norte de Bogotá.

Tras el éxito del Capital, en 1994 Correa pensó en un segundo hotel en la misma zona del Salitre. A través de múltiples negociaciones, y en medio de un oscuro panorama para los negocios por el narcoterrorismo, consiguió la franquicia del Sheraton, la famosa cadena hotelera estadounidense. "Fue una odisea porque por esa época la seguridad se había deteriorado y los inversionistas extranjeros tenían miedo de venir al país".

Contra todos los pronósticos el hotel no solamente salió adelante sino que, además, construyó otro Sheraton en Quito. Después edificó otros proyectos hoteleros como el Lancaster House, el 101 Park House y el Regency. En total, son doce hoteles en la ciudad con el sello de su constructora.

Ahora su proyecto más ambicioso está ubicado en la avenida La Esperanza con carrera 51 en Bogotá. Se llama Capital Towers, un complejo comercial y hotelero de gran envergadura, donde funcionarán dos operadores, la española NH y Diplomat Hotels, cadena de la que Correa es propietario, así como oficinas y locales comerciales.

En mayo próximo asumirá la presidencia mundial de la Fiabci (Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias) y entre sus responsabilidades está la de ser embajador de la institución ante las Naciones Unidas (ONU).

En su agenda también se encuentra su nuevo proyecto de apartahotel en Panamá y conferencias que dicta en Venezuela, Estados Unidos, Francia, Argentina y Australia. Próximamente las dará en China. Y aunque sus viajes sean de negocios, Luis Fernando siempre lleva su talega de golf para jugar en diferentes campos del mundo. Uno de sus preferidos está en Miami donde se reúne con amigos, entre los que se encuentra Camilo Villegas, quien ya invirtió en uno de sus proyectos en Ciudad de Panamá.

Tomado de la Revista Cromos No. 4698, 29 de marzo de 2008