Claudia Calderon

Palmira, Valle

Interpretes, Compositores (Folclor, piano)

Personaje

 

 

Claudia Calderón 

http://www.pianollanero.com/inicio.html 

intérprete, pianista, compositora

Directora Orquesta Sinfónica Juvenil "Antonio Ricaurte"
 

 
A ColArte

 

 
Palmira, Valle

Los Llanos Orientales de Colombia y los Occidentales de Venezuela no conocen de peleas.

Para los habitantes de este universo verde y productivo, casi único, la música, las tradiciones culturales y la comida son prácticamente las mismas. Allí hasta se habla el mismo lenguaje.

Recogiendo todo este sentir sonoro, pero dándole un toque clásico, la pianista Claudia Calderón y su grupo se presentarán en la sala de conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango, el 23 de mayo.

Calderón, nacida en Colombia, pero residente en Venezuela desde 1987, realizó una investigación para recopilar distintas piezas del folclor llanero e interpretarlas en su piano, acompañada por arpa, contrabajo, maracas, bajo y cucharitas, entre otros. Además, a su espectáculo le da un toque andino.

Tomado del periódico EsKpe, 21 de mayo de 2010

horizontal rule


 

2008:

• Dec. 16: Theâtre de la Vieille Grille, Paris, FRANCE
• Dec. 18: Theater De Regentes/ Den Haag, THE NETHERLANDS
• Dec. 19: Vredenburg Leeuwenbergh/ Utrecht, THE NETHERLANDS
• Dec. 21: De Oosterpoort Theater/ Groningen, THE NETHERLANDS.

2009:

• Apr. 7: Festival Internacional de Zacatecas, MÉXICO.
• Aug. 27: Mujeres en la Plaza, Plaza de Bolívar, Bogotá, COLOMBIA
• Dic. 3: Mercado Cultural del Caribe, Cartagena de Indias, COLOMBIA.

2010:

• May. 23: Sala Luis Angel Arango, Banco de la República, Bogotá, COLOMBIA
• May. 25: Universidad Eafit, Medellín, COLOMBIA
• May. 26: Banco de la República, Cúcuta, COLOMBIA
• Jun. 29: Theâtre de la Vieille Grille, Paris, FRANCE

 
 

EL PIANO LLANERO

Una Nueva Visión del Joropo Tradicional de Venezuela y Colombia

Luego de una profunda investigación musical, la pianista Claudia Calderón ha recopilado las mejores piezas de la tradición musical del arpa y la bandola llanera colombo-venezolanas, así como otras piezas de la región andina, creando un repertorio exclusivo para piano, instrumento donde esta música adquiere una dimensión insospechada revelando el alto grado de cristalización de sus formas y variaciones.
Estas piezas fueron fielmente transcritas a partitura de las fuentes originales y llevadas al escenario, en un formato novedoso de concierto que, con toda la potencia de su ritmo y su fuerza instrumental, proyecta esta música hacia su universalización.
El ingrediente andino, necesario para ampliar el contexto estilístico de la música llanera y su parentesco con los géneros colindantes, trae aquí la frescura y el reposo, con las sonoridades acariciantes del tiple y el compás más delicado y galante de sus melodías.
Este repertorio ha sido presentado recientemente en las más importantes salas del país y en escenarios internacionales como el Festival Cervantino de Guanajuato y la Semana de Colombia en México, la Sala Luis Angel Arango del Banco de la República en Bogotá, la Sala Zitarrosa de Montevideo, la Universidad de Mainz en Alemania, Canning House, el City of London Festival, el Bolívar Hall y el prestigioso Barbican Center for the Arts en Londres.
En este trabajo en que Claudia Calderón y su conjunto de excelentísimos invitados concentran todas estas formas en el piano, instrumento universal, se está señalando un hecho crucial: entre el Bambuco y el Pasillo colombianos y el Joropo y el Vals venezolanos, hay una unidad cultural profunda, una historia compartida.
El Piano Llanero reúne las ideas poderosas que revelan estos caminos, vitales para entender con más claridad nuestro lugar en el mundo

Tomado http://www.pianollanero.com/inicio.html , 2010

horizontal rule

 
 


Hace del joropo música de cámara

por Carlos Solano

Ante un público exigente y erudito que acudió al Hong Kong City Hall, la pianista Claudia Calderón recreó los colores de la planicie llanera, de las jornadas copleras y del canto sentido. Era el año 2002, momento en que la palmireña comenzó a recorrer el mundo con su traducción del joropo al lenguaje de los auditorios académicos.

Claudia Calderon - interpreteAhora, la artista le devuelve a su país parte de ese logro, al publicar en simultánea dos trabajos dedicados a este experimento sonoro, titulados El piano llanero y El piano llanero II, que habían sido grabados años atrás en Venezuela, donde ha sido docente de música de cámara del Conservatorio Simón Bolívar.

Los dos álbumes, que ya se pueden conseguir en disco-tiendas, contienen, además de joropos, revisiones en piano al bambuco fiestero, el pasillo-rápido, el vals venezolano y el merengue caraqueño, entre otros géneros.

El joropo, cercano al blues

Calderón, formada en piano clásico en Alemania, expuso en sus estudios en el Viejo Continente que el joropo estaba relacionado directamente con el fandango español que llegó durante la época de la Colonia y que por ello podía ser llevado perfectamente al instrumento occidental.

"Son estructuras cristalizadas a través del tiempo, con escalas muy precisas, y vi que todo esto se podía escribir y que no era una cosa incomprensible".

Para Calderón, hay una magia propia del joropo, que ella compara con el blues por la capacidad de improvisación que dan sus ciclos armónicos, y es eso lo que la condujo a traducirlo en otros lenguajes.

"Se trata de una música muy noble y portátil, va a caballo por la llanura, pero cuando se analizan las estructuras, el joropo es una música muy barroca (...) Llevarlo al piano es traducir un lenguaje que comúnmente es muy folclórico y regional y que tiene un elemento muy popular, difícil de extraer de su ambiente", explica. Luego de hacer una investigación de campo y de adentrarse en los secretos de la interpretación del arpa llanera, se concentró en llevar el conocimiento empírico a una notación y a ponerlo en el rango más amplio de escalas del piano.

"Este instrumento le da una magnitud, que lo lleva a otros contextos, pero no lo va a enaltecer, porque ya tiene la grandeza de lo que es, sino que le da matices, de lo lo suave", explica la artista.

Recientemente, Calderón presentó en Medellín otro proyecto, llamado Piano xarocho, que creó en México años atrás, y que está inspirado en el son jarocho mexicano. Le agregó a la instrumentación contrabajo, violín y chelo.

Tomado del periódico El Tiempo, 8 de junio de 2010

horizontal rule

   

Llanero hasta la raíz

Por Juan Carlos Garay

La pianista colombiana Claudia Calderón plantea, a través de un disco complejo, una teoría brillante sobre el origen del joropo.

El nuevo disco de la pianista Claudia Calderón es osado, incluso para los parametros de una nueva música colombiana que energiza el folclor y lo emparienta con toques de jazz o de rock. Y eso que en este caso la música no avanza hacia los ritmos modernos sino, por el contrario, hacia su pasado más recóndito. Claudia es experta en el joropo colombo-venezolano y ya nos había regalado dos discos estupendos (Piano llanero I y //) en que se enfrentaba a ese repertorio, enriqueciéndolo desde el piano. Ahora lo entremezcla con el son jarocho de México y hasta con el fandango dieciochesco español, en un ejercicio que, sabemos al final, de caprichoso no tiene nada.

Cuando Claudia estudiaba en Alemania quiso acercarse a los ritmos colombianos para ampliar su espectro como intérprete. Descubrió que el piano se prestaba para la cumbia y, sobre todo, para el joropo. La razón era que el piano suplía perfectamente lo que en los grupos autóctonos corre por cuenta del arpa: "El arpa está implícita en el piano". En su nuevo disco, llamado Piano xarocho, la exploración avanza un paso más. Ahora resulta que el mismo piano, dentro del mismo fluir de melodías y arpegios, puede evocar primero un joropo brioso de nuestros llanos orientales y luego un son alegre de Veracruz.

¿De dónde vino la idea de juntar estas dos músicas, separadas en la geografía por más de tres mil kilómetros? La pianista cuenta que todo comenzó en una reunion con músicos mexicanos. "Me di cuenta de que el son jarocho se prestaba para hacer improvisaciones a la llanera, y que estas dos músicas eran primas hermanas".

Pero la investigación de Claudia fue incluso más profunda en lo histórico, y descubrió que estos dos ritmos de América tienen un ancestro común en el barroco español: el fandango, que "llegó en los galeones, con los mercaderes, los comerciantes, los aventureros, pero también los músicos, sus guitarras y sus coplas octosílabas". La sensación final, más allá de haber asistido a un recital impecable, es la de una luz que se posa sobre tres géneros para esclarecer que, después de siglos y vaivenes, vuelven a encontrarse y a reconocerse.

Tomado de la Revista Semana, 11 de julio de 2011 

horizontal rule