Jorge Riveros Salcedo

Ocaña, Norte de Santander

Pintores, Escultores

Abstracto, Figura Humana, Figura

Jorge Riveros 

www.jorgeriveros.com

info@jorgeriveros.com

pintor

 
2015: Exposicion Sueńos Propuestos, en el MAMBO (El Tiempo)
   
 


Una pintura
que preconiza la
acción social 

La necesidad de representar no ya las cosas de la naturaleza sino su esencia y su sentido, así como la necesidad de una pintura mas esforzada y ambiciosa frente al
objeto o tema, llevan a Jorge Riveros, desde un figurativismo inicia,. a las mas ceńidas
especulaciones geometricas La idea de que el arte no debe dirigirse mas al hombre individual sino al hombre social de la nueva época. redondea este proceso artístico en donde prevalece hoy un planteamiento general constructivo, aun sabiendo que el abandono de la figuración significa incomprensión de la obra, impopularidad, y que la abstracción geométrica, en cuanto contrapone orden a caos, jamás estará, por discrepancia racial, en la ola de la moda en Colombia. 

Y es que en realidad esta pintura, que preconiza la acción social, la posibilidad de entrar en comunicación con masas más amplias, tiene un destino distinto al destino del arte figurativo: implica la necesidad de ser colgada no como el tesoro secreto de un ámbito burgués privado, sino corno el mensaje portador de significados colectivos, en
espacios públicos, corno salas de conferencias o de juntas, aeropuertos grandes complejos arquitectónicos, lugares abiertos, ya que esta especie de indiferencia abstracta, resulta extraordinariamente adecuada para actuar como un fondo neutro. o constituirse en telón de fondo en el escenario de la vida activa. 

Jorge Riveros cancela así, desde 1963. su adhesió a todo lo representativo. lo externo, para aplicarse de lleno a realizar la potencialidad de sus formas planas. Donde el esfuerzo creativo no se ejerce ya al nivel de la invención de signos o de elementos, sino en el del trabajo sobre los elementos dados, para elaborarlos y transformarlos de modo que definan una conducta plástica. Se entrega pues al Constructivismo, no por falta de creatividad para inventar una temática propia, sino convencido de que es el lenguaje que le permite expresarse en forma disciplinada, conceptual y precisa. Porque el geometrismo ha sido sentido como una misión casi diría que "sagrada". por cada uno de sus cultivadores, que lo han ejercido consciente o inconscientemente con la sensación de entrega a un arte sacrificado, a una empresa mítica, en la que el resultado individual importa menos que la voluntad de cumplir un deseo de transformación estética. Deseos de satisfacer a nuevos públicos, a estratos de población más amplios, ofreciéndoles objetos "puros", no mezclados con las reacciones humanas, cuya serena e intachable belleza deba complacer a cualquiera que se complazca en ser racional. 

El hombre de esta época se sumerge pues complacido en estas Composiciones de Riveros, en donde los elementos no yacen sobre la tela inertes, cristalizados y academizados en fórmulas, sino que desarrollan y desenvuelven su ritmo interno hasta hacerse campo de experiencias dimensionales, que trasladan al espectador conceptos de color, de línea y movimiento. Porque tales son las cosas en su pintura: ideas, sensaciones, significados, que podríamos decir eligen ellos mismos sus signos. 

Concretas imágenes de lo real y de lo posible, del lugar visible y de los lugares virtuales. Aquí están armoniosamente entendidos y atrevidamente opuestos todos los
secretos de la recta y la curva. La fuerza de conversión de las formas tal y como se desata en su laboriosa trayectoria, en el espacio que es un campo por definir, en el plano, que decide lo que es real, lo que no está sometido a ninguna fingida figuración, a la vez que es seńuelo eficaz para atraernos a este contrapunto silencioso de ortogonales y curvas. Pero además y en último análisis, comportan estas formas suyas, a pesar de su rigor y su desnudez, un soterrado sentido poético, una como última apelación sensitiva; en la que está incluido el sentir, el imaginar, el sońar; cierto lirismo subyacente que basta para redimirlas del pecado de formalismo, las altera sin sobresalto, y les permite cómo oscilar y mantenerse suspensas entre la abstracción mental y la sensibilidad pura. 

Con 16 exposiciones individuales y 35 colectivas entre Europa y América, Riveros es un artista que da seguridades al público, en la misma medida en que se las da
a sí mismo, al mantener la vitalidad y la frescura de un artista sensible y evitando la tentación de contentarse con una función fríamente decorativa.

Mario Rivero
Tomado de la Revista Diners

horizontal rule

   

REY DE SU JERARQUÍA 

por Gloria Inés Daza

En la obra más reciente de Jorge Riveros se aprecian algunos cambios. Las zonas de veladuras se han tornado en densa materia. El color se ha hecho un poco agrio, con predominio de amarillo y ocres. El dibujo geométrico menos purista, con una esquematización deliberada. Se intuye una nueva búsqueda. Quizá Riveros esté consciente de que por mucho que haya aportado el constructivismo a lo Torres García hay que ir más al fondo, a las ideas de Cézanne que no se agotan y que tienen toda su vigencia, así la vida pase. Ahí está su genio.

Arthur Tashko, por un camino cercano al de Riveros sin que esté partiendo de estructuras geométricas que se inspiren en lo precolombino. Al contrario. De factura muy europea, este constructivista trasladado al trópico, no ha dejado la escuela europea. También apegado a las ideas cezannianas, componiendo un espacio con bien entendidas jerarquías del color, de una pintura que el artista hace para sí mismo. Su obra es casi desconocida en nuestro medio, pues el pintor ha preferido convertirla en secreta.

Tomado de la Revista Cromos No.3440, 20 de diciembre de 1983

horizontal rule

 
 

Alonso Garces Galería se complace en presentar una década, 1968-1978 en la obra de Jorge Riveros, ciclo marcado por una rigurosa geometría de formas simples, planas y austeras asociadas a superficies de colores primarios,  En el contexto internacional, el arte minimal comienza a imponerse en EEUU pero otras corrientes como el Pop de los países Anglosajones y la Neofiguración en Francia son el centro de actualidad, dichos hechos coinciden con el decisivo viaje y estadía de RIVEROS en Alemania, país donde la abstracción-geométrica resistía la aparición de las nuevas tendencias , y donde RIVEROS hará del legado del arte de Malevich y Mondrian su motor de búsqueda.

A comienzos de los 60 la obra de Riveros, hasta ese momento muy cercano al expresionismo abstracto, evoluciona a un arte que refuta toda referencia figurativa y consagra toda su imaginación creativa a una asimilación fiel y rigurosa de la geometría constructivista de avant-garde. Así, siguiendo sus dogmas e incorporando la estética propia de las culturas pre-hispánicas la geometrización de sus formas adquieren ese lirismo-sonoro muy propio del arte Latinoamericano.  La gran mayoría de las obras seleccionadas para la muestra son pinturas de superficies monocromáticas, predominan los tonos negros, blancos, azules y rojos, donde se posicionan dinámicamente líneas, cuadrados y círculos, elementos que a diferencia de las creaciones cinéticas o del arte óptico, no se superponen, se asocian, se disuelven o se anulan. En Riveros el movimiento pausado de sus formas estrictamente bidimensionales y generalmente asimétricas están desprovistas de cualquier energía de ebullición constante. Una atmósfera plácida, neutral de imágenes ancladas, transfiguradas por la intensidad del color, que involucran en un universo sereno el ojo del espectador. Así Riveros con un equilibrio logrado sin Ť violencia ť donde ninguna Ťperturbaciónť es permitida nos acerca a los umbrales Ťsublimesť de la Abstracción.

Reinaldo Annicchiarico, París /5/2010
Tomado del plegable,exposición en Alonso Garces Galería, 2010

horizontal rule

   
 

ACERCA DE SUEÑOS POSPUESTOS


Esta exposición es resultado de un propósito sui generis. Las obras que componen la muestra fueron ideadas o bocetadas por el maestro Jorge Riveros en las décadas del sesenta y el setenta del siglo pasado, pero la mayoría sólo fueron realizadas, por el mismo artista, a partir de los años noventa lo que implica que, entre su concepción y su realización, puede existir un lapso de entre veinte y cuarenta años. Por razón de su viaje a Europa en 1964, el cual se extendió hasta 1975, su trabajo de ese entonces, resueltamente abstracto y geométrico como lo sería en adelante, es prácticamente desconocido en Colombia. Y esta es una de las razones que subyacen sobre esta decisión de limitar la muestra a los trabajos concebidos en esos diez años, en los cuales su pintura fue presentada individual y colectivamente en diversas ciudades alemanas sin que en Colombia, donde precisamente en ese lapso tenían lugar las más álgidas discusiones alrededor dela abstracción, se supiera nada de sus logros Pero hay otra razón que, aunque de carácter más personal, también debe ser mencionada entre las motivaciones de esta presentación de sus obras: En 2014 murió la compañera del maestro Riveros, Ingeborg Beeck, a quien había conocido y desposado en Alemania y quien, con una mirada aguda y visionaria, supo comprender la riqueza creativa y expresiva que entrañaban sus obras. A ella ha querido dedicar el artista esta presentación de sus trabajos, creados precisamente cuando iniciaban su relación de más de cuarenta años, como un homenaje no sólo a su solidaridad, sino a su lucidez y a su sensibilidad a flor de piel. La geometría de Riveros revela a un artista de extraordinaria imaginación dispuesto a insertar su obra en la modernidad reduciendo sus formas al círculo, el rectángulo y el triángulo. y también, por supuesto, a imaginativas combinaciones de estas figuras.De hecho puede afirmarse que el círculo como elemento principal de las composiciones, como figura preponderante de la pintura, como forma imponente y poderosa, como símbolo dominante, como elemento de equilibrio y de orden, realmente se consolida en la pintura colombiana con la obra de Jorge Riveros. Pero también el triángulo y el rectángulo son protagonistas de sus obras, y en particular el rectángulo áureo el cual le ha proporcionado, no sólo una particularidad especial a su lenguaje pictórico, sino una armonía de equilibrios y de ritmos que acerca su producción al ideal de belleza que descansa en las simetrías y las proporciones. Sus pintura iniciales fueron en blanco y negro, dos colores fundamentales en la consolidación del arte geométrico,pero luego empezaron a aparecer otros colores, primero fue el azul el cual le restó severidad al monocromatismo,después fue el gris, o mejor, los grises, y luego aparecieron los otros primarios, el amarillo y el rojo, y más adelante verdes, ocres y así sucesivamente, su paleta fue variando y enriqueciéndose con tonalidades inesperadas, a veces sacadas directamente del tubo y a veces creadas por el maestro, pero manteniendo siempre una premeditada sobriedad, puesto que por muy intensas que sean sus vibraciones cromáticas, rara vez sus pinturas sobrepasan los cuatro o cinco colores. Es claro que, convencido de que un elemento pictórico no tiene más significado que él mismo, el maestro Riveros se dedicó en esos años a alcanzar la pureza artística a través del orden, la especificidad, el anti-ilusionismo y la autoreferencia, así como a la busca de un estilo que evidenciara la esencia pictórica a través de la forma y el color.Y no hay duda, por lo tanto,no sólo de su logro, sino de que el principal valor de estas obras reside en la facultad del artista de crear libremente, al igual que en el hecho de que la misma pintura genera su propia razón de ser. Seguir su obra, una a una, representa un verdadero viaje por los laberintos de la mente, hace perfectamente explícito el gran placer que le produce al maestro inventar nuevas formas y composiciones, revela su imaginación sin límites y transmite el gran deleite no sólo intelectual, sino físico que le proporciona el manejo de sus materiales. Su obra representa un invaluable aporte en cuanto a abrir la escena artística nacional hacia un arte en el cual los pensamientos, tanto del artista como del observador, pasan a ocupar un papel protagónico para proseguir en la búsqueda de nuevos caminos en la aventura artística.

Eduardo Serrano, curador., 2015

horizontal rule