Maria Eugenia Herrera

Joyeros

Joyas

 

Maria Eugenia Herrera

diseñadora de joyas

 
  Tiene dos grandes pasiones: las joyas y las rosas. Pero no es de las que se contentan con lucirlas o recibirlas. Ella trabaja las joyas y cultiva las rosas. Es María Eugenia Herrera, una de las pocas gemólogas de profesión que tiene el país.

Ha estudiado filosofía, decoración de interiores, francés, inglés e italiano. Conoce gran parte del mundo, pero prefiere vivir en Colombia. Desde siempre experimentó gusto especial por las joyas; entonces viajó a Nueva York para dedicarse a su estudio en uno de los institutos más importantes del mundo. Con veinte años de trayectoria en este campo, se ha convertido en una experta en su diseño e historia. Puede dar la mejor conferencia sobre alhajas colombianas que se pueda escuchar en cualquier lugar del mundo.

Bogotana de heredad y tradición, es madre y padre de una pequeña de cuatro años. La viudez la sorprendió en su juventud.

Cree que en materia de joyas el Medioevo y el Renacimiento son exquisitos. Por ello no comparte las tendencias de los años 40 y 70. Las considera ostentosas y poco prácticas, "pues estas joyas están diseñadas solo para lucir de noche". Por ello trabaja para las joyas de la mujer ejecutiva moderna. Sus diseños son como su personalidad: discretos. Quienes la conocen la identifican como una mujer callada, pero observadora y hábil que no se deja amilanar por nada.

Cuando no está dedicada a las joyas, visita sus cultivos de rosas en tierras de la sabana de Bogotá. Esa es la otra actividad que le da sentido a su vida. Con solo entrar a sus cultivos sabe con exactitud cómo avanza su siembra. Es obsesiva, trabajadora y, para algunos, demasiado estricta. Tiene genio parejo, pero, al mismo tiempo, es dulce y leal. Le encanta el baile y el ballet en especial. Disfruta haciendo gimnasia en su propia casa. Cada vez que puede viaja a Cartagena. Allí descansa, junto al mar, haciendo diseños de joyas imaginarios con la arena y comiendo todo el queso con ensalada que le ofrezcan.