Mariluz Cantante

Pont Ferrara, España

Cantantes, Actores

Personaje

 

Maryluz Barrera

actriz, cantante

   
 

Vea otras imágenes de Mariluz en ColArte

   
 
Pont Ferrara, España, 1951


Actriz - filmografía 

  1. 2002. Isabel me la veló  *
  2. 1992. Bendita mentira  *
  3. 1991. Que no le pase a usted   *
  4. Veredicto *
  5. 1990. Herencia maldita   *
  6. Marianela  *
  7. 1989. Flor de invierno  *
  8. 1986. La intrusa  *
  9. 1984. Pero sigo siendo el rey ... hija mimada  
  10. 1983. El bazar de los idiotas  *
  11. 1980. El cazador nocturno  *
  12. sf. Piel de zapa
  13. sf. Padres e hijos
  14. sf. Los cuervos
  15. sf.  Las Marias
     
  16. Participó en Teatro Popular Caracol;
  17. posteriormente hizo parte del elenco de Anton García;   

 

En teatro ha participado en  
 

  1. Vamos a contar mentiras,
  2. Cosas de papá y mamá,
  3. Las Mariposas son libres
  4. y en el musical Sorprendidas.

horizontal rule

 

   * Información gentilmente suministrada por el periodista Fernando Sarmiento, de Brranquilla, 2004


 


T
iene 21 años (1972) y dos esmeraldas que parecen ojos. Se llama Maryluz Barrera. Nació en Pont Ferrara, pueblo minero de la provincia española de León. A los 6 años llegó a Colombia, acompañada de su madre y una hermana. Venía a reunirse con el padre que un año antes había emigrado a Suramérica. Tenía 14 años cuando cantó por primera vez en público. "El club del Clan", recipiente de tantas ilusiones de nuevos cantantes, la cobijó y allí nació la artista. De aquella época queda el registro de un LP y un disco sencillo. Tres años después quiso conocer su "terruño" y regresó a España. Estudió canto y arte dramático. Recorrió toda la Península cantando. Actuó ante las cámaras de televisión y cine. Cuando advirtió que era tan colombiana como española, decidió regresar. Mayo la vio emprender el largo recorrido de 4 años. Dos meses después se presentaba en televisión.

El resto es hoy.

Tomado de la Revista Cromos No. 2865, 1972

horizontal rule

 
  En 1975 tuvo tres éxitos principales: Con toda el alma, Encadenados y No me olvides nunca



horizontal rule

 

Una novicia rebelde

Por Carlos Hugo Jiménez

JMariluzulián Barrera, un español acucioso y próspero negociante de espejos, se cansó de la guerra civil que lentamente arruinaba su país y antes de que la crisis económica lo hundiera en el desespero decidió aventurarse a lo desconocido y escogió como destino a Colombia. A los pocos meses, y ya con una situación económica estable, envió por su esposa Pilar y sus dos pequeñas: Pilar y Maryluz. Esta última era una encantadora chiquilla de enormes ojos verdes, un tanto tímida pero dotada de una preciosa voz, y quien, desde su natal Pont Ferrara León, en España, donde nació el 8 de enero, había mostrado inclinaciones artísticas. A sus 10 años su padre, de temperamento severo pero responsable del futuro de sus hijas, internó a Maryluz en el colegio El Perpetuo Socorro, donde la niña comprobó que su interés en la vida se inclinaba hacia el canto pues era una de las más destaca as en los coros. Pero don Julián no creía que su hija menor tuviese dotes de cantante y la retó a _ que le hiciera una demostración. Maryluz, feliz, le cantó como si estuviese ante un exigente auditorio pero él no se inmutó. Allí perdió toda esperanza de apoyo por parte de su padre. Sin embargo, días después don Julián sorpresivamente le dijo que la había inscrito en un concurso de canto patrocinado por gaseosas Kiss, el cual tendría lugar en un sótano de la tradicional Avenida Jiménez.

Aunque su participación no le reportó un éxito inmediato, sí le sirvió para que Guillermo Hinestroza, uno de los organizadores del evento, quedara impresionado con su voz. A las pocas semanas Mariluz ingresaba como novata en el popular concurso El Club del Clan, donde personajes como Hernando El Culebro Casanova, Jairo Alonso, Vicky, Claudia de Colombia, Emilse y Billy Pontoni incursionaban como cantantes con relativo éxito.

Allí se participaba por puro amor al arte pues no había ninguna retribución económica; el programa, que era de media hora todos los días, salía al aire como fuera y era el boom musical de entonces.  Maryluz comenzó interpretando Chiquitina y otros temas de Marisol, quien por aquella época era una de las luminarias españolas.

EL DILEMA

Maryluz se convenció de que lo suyo era el canto pero no así las monjas del colegio, quienes no veían adecuado que una de sus alumnas se exhibiera como cantante y la condicionaron a seguir allí o cancelarle su matrícula. Su padre no la presionó y dejó que ella escogiera. Al comienzo se mostró disgustado por la decisión pero años más tarde sería su admiradormero uno.


E
I programa lamentablemente salió del aire y Maryluz decidió viajar a España a estudiar ar te dramático. En su patria permaneció cuatro años y a su regreso Jaime Botero le ofreció un pequeño papel en una de las obras del Teatro Popular Caracol.

También por esa época grabó su primera canción, Palabras, palabras, y posteriormente sacó al mercado su primer álbum, en el que se destacaron los temas Si dejaras de quererme y Con toda el alma. El fervor por las nuevas figuras de la canción era grande pues al lado de Gretta, Yolandita, Emilse e Isadora, Maryluz brillaba con luz propia. Realizaba presentaciones exitosas y rentables en diferentes ciudades del país.

Su actividad musical la combinaba con la participación en televisión realizando pequeños papeles hasta que llegó la oportunidad de actuar en Antón García, una no vela en la que también participaron Carlos "el gordo" Benjumea, Lucero Galindo, María Eugenia Dávila y Guillermo Gálvez.

LA HORA DEL AMOR

Cuando participó en Piel de zapa, al lado de Mauricio Figueroa, no sólo ganó el disco de oro por el tema de la novela sino que se enamoró del director Roberto Reyes, con quien lleva 16 años de matrimonio y de cuya unión nacieron Luis Alejandro, César y la pequeña Maryluz.  Roberto recuerda que Maryluz siempre ha sido una mujer aplomada, calmada, poco rumbera y disciplinada, cualidades que desde un comienzo le llamaron la atención y lo motivaron a enamorarla. Ella nunca se acostumbró a las rumbas porque sus metas eran las de convertirse en una cantante profesional y tenía que cuidar la voz. Ahora tiene proyectos para regresar con una nueva producción musical pues asegura que cantar es lo que mejor sabe hacer:·

Tomado de la Revista TV y Novelas, No. 182, 21 de abril de 1997

horizontal rule

Una española conquistada en Colombia

MariluzEra solo una niña cuando Mary Luz Barrera Viñales llegó a Colombia con su madre y su hermana mayor. Su padre habla llegado primero al país. Los cuatros eran españoles, pero habían decidido radicarse en América, tras una crisis en la Madre Patria. No había vena artística en la casa, pero Mariluz, como es conocida en el medio artístico, ya interpretaba las canciones de Sarita Montiel y de Marisol. Estando internada en un colegio en Fontibón fue como las monjas descubrieron la voz de Mariluz. En adelante, se convirtió en apetecida a la hora de cantar la misa o en los centros literarios. Su gusto musical siguió en el Colegio Calasanz. “Le contaba a mi papá que todos decían que yo cantaba bonito, pero él no me paraba bolas”. Aún así, un día fue su propio padre quien la inscribió er un concurso musical, que se convertiría en su plataforma de lanzamiento. “Gané y, de ese concurso, salimos todos los que después formamos El Club del Clan en televisión”. Mariluz se convirtió
en una adolescente estrella de la pantalla chica, algo que no les cayó en gracias a las directivas del colegio, quienes la pusieron a elegir. “Yo escogí la música, y mi papá se puso bravísimo: me dejó de hablar por un tiempo". Mariluz dejó de estudiar en el colegio convencional y terminó secundaria con profesora en casa. “Recuerdo que iba al Ministerio de Educación a presentar los exámenes”.

¡DE REGRESO A ESPAÑA!

Con el tiempo, la familia de Mariluz entendió su vocación artística, por lo cual aceptaron su decisión de viajar a España a estudiar arte dramático y canto, tras graduarse de bachiller. Allí, estuvo durante casi cinco años. “Al terminar clases, vine a Colombia a saludar a mis padres, con la intención de regresar a Madrid a graduarme, pero empezaron a invitarme a cantar en los programas musicales de la época. Yo acepté y, durante esos dos meses que estuve de vacaciones, todo se empezó a dar a tal velocidad, que no regresé a Madrid”. Firmó con-

trato para grabar con Codiscos. Con el lanzamiento del disco, vino también la televisión. Jaime Botero, quien dirigía, en ese entonces (1974), el Teatro Popular Caracol, le dio la primera oportunidad.

En 1977 protagonizó Piel de zapa, telenovela cuyo tema musical también fue interpretado por ella. En el set conoció a su esposo, Roberto Reyes. La pareja volvió a coincidir en 1979, y se hicieron novios y, tras un año y medio, decidieron casarse. El 24 de octubre cumplirán 34 años de matrimonio.

Producciones como Un aroma de secreto, Pero sigo siendo el rey, El cazador noc~ turno, El bazar de los idiotas, La intrusa, Herencia maldita y Marianella la tuvieron en sus elencos. Parecía que en Mariluz la combinación de canto
y actuación era perfecta, ¡ ya que. pese a que tam bien se convirtió en ma dre, seguía cumpliendo con su agenda Las cosas cambiaron cuando, a f i nales de los 80, el fenómeno de la piratería empe/ó a tomarse el mercado discogrático. Adi cionalmente, el noveno dis co grabado por la artista no se desenvolvió muy bien en el mercado, ya que se lanzó en 1986, justo entre la tragedia de Armero y la toma del palacio de Justicia. Ese fue el último disco que grabó la artista que, en adelante, se concentraría en su carrera como actriz. Vendrían producciones, como Los cuervos, Las Marías, Que no le pase a usted, Conjunto cerrado, Isabel me la veló y Retratos.

Mariluz sigue cantando y actuando. "Canto, con mi show de boleros y baladas”. Actualmente, graba la serie Tráfico, de Foxtelecolombia y se prepara para el estreno de la película Paradise Lost, que se rodó el año pasado en Panamá y donde interpretó a la madre de Pablo Escobar, encarnado por Benicio del Toro. "Espero que salgan las ocho escenas que hice”, comenta satisfecha de haber logrado ese papel, tras un competido casting.

Tomado de la Revista VEA no. 064, 3 de octubre de 2014

horizontal rule