Edgardo Roman

Mosquera, Cundinamarca

Actores

Personaje

 


Edgardo Román

www.edgardoroman.com/ 

actor

   
 

Vea otras imágenes de Edgardo Román en ColArte

   
 

Bogotá, 1950

Actor - filmografía
(2000s) (1990s) (1980s)

2000s

  1. Metástasis (2014)
  2. Amar y temer (2011)
  3. Retratos en un mar de mentiras (2010) .... Nepomuceno
  4. "Operacion Jaque" (2010) TV series (post-production) .... Mono Jojoy
  5. "El fantasma del Gran Hotel" (2009) TV series
  6. Historia de un retorno 
  7. Nochebuena (2008) .... Uldarico
  8. "Sin retorno" .... Inspector (2008)
  9. Tacones (2008) TV  .... Inspector
  10. "Tiempo final" .... Comisario Rodriguez (2008)
  11. "Pura sangre" (2007) TV series .... Atila
  12. Karmma, el peso de tus actos (2006) .... Guaco
  13. La historia del baúl rosado (2005) .... Detective Mariano Corzo
  14. "Lorena" (2005) TV series .... Bonifasio Vickes
  15. "La saga: Negocio de familia" (2004) TV series .... El Capi
  16. Bolívar: el héroe (2003) (voz) .... Tiránic
  17. "Amor a la plancha" (2003) TV series .... Abel
  18. "Amantes del desierto" (2001) TV Series
  19. "Baby Sister, La" (2000) TV Series .... Dr. Andrés Posada
  20. "Reina de Queens, La" (2000) TV Series .... Eladio

Década 1990s

  1. "¿Por qué diablos?" (1999) TV Series .... Carlos Otalora
  2. Toma de la embajada, La (1999) .... Coronel
  3. Soplo de vida (1999) .... Óscar Hammer López, the boxer
    ... aka Adiós, María Félix (1999) (Colombia)
    ... aka Breath of Life (1999) (International: English title)
    ... aka Soplo de vida (Souffle de vie) (2001) (France)
  4. "Carolina Barrantes" (1998) TV Series
  5. "La familia del alcalde" (1998) .... Cocaita
  6. "Guajira" (1996) TV Series .... Avelino The Casique Ipuana
  7. Águilas no cazan moscas (1994) .... Sargento
    ... aka Eagles Dont Hunt Flies (1994)
  8. Estrategia del caracol, La (1993) .... Díaz, the judge
    ... aka Snails Strategy, The (1993)
    ... aka Strategia della lumaca, La (1993) (Italy)
    ... aka Strategy of the Snail, The (1993)
  9. "Crónicas de una generación trágica" (1993)
  10. "Los victorinos"
  11. "Castigo divino" (1991) ...  Salmeron
  12. "Amar y vivir" (1990) **

Década 1980s

  1. Garzas al amanecer (1989)
  2. Maten al león (1989) - Premio India Catalina y Simón Bolívar a Mejor Actor Protagónico
  3. Técnicas de duelo: Una cuestión de honor (1988) .... Sergeant
    ... aka Details of a Duel (1988)
    ... aka Matter of Honour, A (1988) (UK)
    ... aka Técnicas de duelo (1988)
  4. Caballo viejo (1988) - Actuación especial
  5. El segundo enemigo (1988) - Actuación especial
  6. Los pecados de Inés de Hinojosa (1988)
  7. El niño y el Papa (1987) **
  8. Embajador de la India, El (1987)
  9. Cronaca di una morte annunciata (1987)
    ... aka Chronicle of a Death Foretold (1987)
    ... aka Chronique dune mort annoncée (1987) (France)
    ... aka Crónica de una muerte anunciada (1987) (Colombia)
  10. Tre giorni ai tropici (1986)
    ... aka Entscheidung in Cartagena (1986) (West Germany)
    ... aka Grüne Hölle Cartagena (1986) (West Germany: video title)
    ... aka Grosso guaio a Cartagena (1987) (Italy: new title)
    ... aka Race to Danger (1986)
  11. Pisingaña (1986) **
  12. Tin Marin (1986) **
  13. Tiempo de morir (1985)
    ... aka Time to Die, A (1985)
  14. Atrapados (1985)
  15. Bonaparte investigador privado (1985) **
  16. Cóndores no entierran todos los días (1984) **
  17. Historia de dos hermanos (1983)
  18. Ayer me echaron del pueblo (1982) **
  19. Padre por accidente (1981)
    ... aka Father by Accident (1981) (International: English title)
  20. El virrey Solís (1981)
  21. "La abuela" (1981) **
  22. Remolino sangriento (1980) **
  23. Si mañana estoy viva
  24. Pero sigo siendo el rey .... Margarito
  25. Teatro Universal
  26. Teatro Coltevisión
  27. Teatro Cromavisión
  28. Gran Teatro del mundo
  29. Teatro de Bernardo Romero Pereiro
  30. Cuentos y leyendas
  31. Cuentos nacionales
  32. Dramas universales
  33. Revivamos nuestra historia, "El Bogotazo"
  34. Musidramas

Década 1970s 

  1. La abuela (1979)
  2. La cosecha (1979)
  3. Colombia Connection (1979) **
  4. Almas malditas
  5. La marquesa de Yolombó ((1978)
  6. Recordarás mi nombre (1976)
  7. Teatro popupar Caracol
  8. Dialogando
 
 
Información parcial, con enlaces, cortesía The Internet Movie Database. Con permiso
Información sin enlaces, cortesía del periodista Fernando Sarmiento, de Barranquilla, 2005
** Tomado del libro Largometrajes Colombianos en Cine y Video, 2005

 
 


La apuesta teatral de los Román

por Luis Fernando Ospina V

Edgardo y Julián Román, padre e hijo, entraron en escena con la naturalidad de los buenos actores. Estaban sobre las tablas, pero no eran éstas las que ponían el contexto del escenario, sino una seguidilla de placas en fórmica blanca que más parecían un decálogo literario: "El arte de la actuación es 50% inspiración y el otro 50% transpiración", decía en letras de molde el primer mandamiento. Viéndolos en vivo y en directo, en una actuación cargada de contenido histórico como es La fiesta del chivo, de Mario Vargas Llosa, se. logra entender que Edgardoy Julíán Romári cumplen el principal mandamiento de la Santa Madre Iglesia teatral: amarás las tablas por sobre todas las cosas.

"Sin disciplina, el arte se muere"; reza en otra lápida de acrílico y, entonces, la saga de los Román se pone al frente de un diálogo abierto y sin libretos, en el que queda claro el gran momento por el que pasan Edgardo y Julián.

El primero, un poco hastiado de las banalidades de la televisión, está montando su propia obra de teatro. una que no podría ser distinta á su pasado actoral: El caudillo, o la historia que no se ha contado sobre la muerte de Jorge Elliécer Gaitán. El segundo, Julian, todavía trata de digerir las mieles del triunfo por su papel de Byron en Fratncisco El Matemático -que ya hace. parte de una campaña.de Profamilia pára incentivar el uso del condón entre los jóvenes- y por los buenos comentarios que ha suscitado su actuación en la película de Luis Alberto Restrepo, La primera noche.

"Ahora estoy viviendo de la fama de Julián" advierte Edgardo, pero el hijo replica con sonrojo: "Eso es mentira, papá.  Yo soy nada más que el resultado de tus enseñanzas"

Enseñanzas que comenzaron hace casi 23 años, cuando Edgardo solo llevaba encima su talento y de la mano a un pequeño que nadie cuidaba por inquieto al Teatro Popular de Bogotá (TPB) que era una fábrica de actores, no guardería. Allí, donde la transpiración muchas veces sobrepasa el 50% y desborda la inspiración, porque según otro mandamiento "la duda es la gran enemiga de la creación", Edgardo encontró el primer papel para su hijo y compartió virgen el escenario con él.

"Necesitaban un niño para que jugara con una bicicleta, y si se demora media hora más el ensayo, Julián hubiera salido montado en ella, con escasos tres años", recuerda el padre.

Veintitrés años después y tras haber compartido, día a día, el escenario de la vida, padre e hijo resuelven sus diferencias de edad-Edgardo tiene 53 años y Julián, 26- al llegar a la misma conclusión: "La televisión sirve para alinear al pueblo, mientras el teatro lo pone a pensar".

Sin despotricar de la pantalla chica porque hacen parte de ella, pero sí de algunos "enlatados" a los que no entrarían, Edgardo y Julián encienden el canal de la realidad nacional para advertir que "hacen falta escritores para teatro y sobran libretistas de televisión". Y encuentran razones: el rating.

La falta de recursos para generar otros espacios de reflexión ha llevado a que sea la sintonía y no la calidad la que determine qué se hace y con quiénes sé hace dramaturgia en Colombia. La diferencia del teatro con la televisión, "a la que llegan actores con la misma facilidad con que se montan realities", es que el primero "hace una selección espontánea y rigurosa, en la que pocos tienen espacio y a todos les sobra el talento", según los Román.

De ahí que ambos tengan claro cuál es el camino: "Seguir haciendo montajes de teatro para poner a reflexionar al país", dice Edgardo, y "hacer buen cine para llevar esas reflexiones a escena", agrega Julián Román.

Cada uno a su estilo, pero con la sangre actoral a flor de piel, estima que se están dando buenos augurios sobre el futuro del arte dramático en nuestro país, porque son cada día más los "hombres de las tablas" que se atreven a competir con la tele.

Las obras de Jorge Alí Triana, de quien Edgardo Román guarda los más profundos sentimientos de respeto y admiración, "por ser un maestro", y el esfuerzo titánico que está haciendo Enrique Carriazo, con su obra Una historia de amor, son prueba de que el cine y el teatro seguirán siendo el lenguaje del alma para los actores de verdad.

Porque Jorge Alí Triana y sus hijos Verónica y Rodrigo saben, como lo saben también los Román, que nada sería posible si la adaptación de La fiesta del chivo no hubiera contado con la experiencia teatral convertida en drama, tal como lo aseguró el escritor Mario Vargas Liosa, después de presenciar hace dos semanas el montaje de su obra en el Teatro Nacional La Castellana de Bogotá

"Es drama lo que era una narración, una novela. Es una experiencia para mí muy interesante, muy exaltante, y la verdad es que estoy muy agradecido con Jorge Alí y todo su equipo de actores", dijo a La Revista el escritor peruano.

Pero ni esos elogios sacan a los Román de su línea de trabajo. No bastan para Edgardo 25 películas, más de 100 horas de teatro y media vida detrás de cámaras, para dejar de aplicar uno de sus aforismos: "La vida es teatro y en cada uno de nuestros actos representamos un papel. Nuestra profesión no es un empleo, aunque siempre trabajamos con palabras prestadas".

"La dignidad no es negociable", repetía hasta el cansancio don José Amador Román, el padre de Edgardo, cuando hace medio siglo se ganaba la vida diseñando carrozas para obras de teatro y marcaba el rumbo de su hijo: ser actor. "Jamás se me olvidará. Él me llevó a teatro y de unos telones salía el ruido del agua y el crujido del mar y cuando se abrió el escenario estaba allí imponente el barco de mis sueños: la actuación", dice Edgardo, mientras Julián lo abraza con admiración.

"Los Román somos así", dicen ellos.

Tomado de La Revista de El Espectador No.175, 23 de noviembre de 2003


 
 


José Edgardo Román Cruz nació en Bogotá, el 04 de agosto de 1950. Inició su carrera desde 1971 y hoy por hoy, es uno de los actores colombianos de más trayectoria en el teatro, el cine y la televisión. Ha participado en más de 20 montajes teatrales que han estado en numerosos festivales internacionales de teatro; en 22 películas y un gran número de telenovelas y series de la televisión colombiana.

Dentro de su formación, participó en el curso de formación de actores realizado por RTI, bajo la dirección de Boris Roth en 1981. Desde 1976 hasta 1993, fue profesor de actuación, en el método de Stanislavski, en la Escuela de Teatro del Distrito Luís Enrique Osorio, ahora la ASAB, bajo la dirección de Alfonso Graiño (Director español), Jairo Aníbal Niño (Director colombiano), Rafael Moreno (Director colombiano). Durante 13 años participó en la investigación, preparación y elaboración del paquete curricular de la Academia Superior de Artes de Bogotá –ASAB-. También fue profesor y director del grupo de teatro del Banco Cafetero durante 4 años (1982-1986). Desde 1993 hasta la fecha, es profesor, fundador y director del Laboratorio de Investigación Artística y Teatral ACTUEMOS desarrollando el método de la “Actuación Orgánica”. Así mismo, fue el realizador de las primeras competencias de “Improvisación” con el TPB.
 
Como actor ha participado en los montajes de El aniversario, El oso, Pedido de mano y Sobre el daño que hace el tabaco de Antón Chejov; Medea de Eurípides; La zapatera prodigiosa de García Lorca; Romance de lobos de Valle Inclan; I took Panamá de Luís Alberto García; Aquí no paga nadie de Dario Fo; Tito Andrónico y Romeo y Julieta de William Shakespeare; La Cándida Eréndira y Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez; Ejercicios para equilibrista de Luís Mantilla; La Fiesta del Chivo de Germán Vargas Llosa; Caudillo, Interludio a la mortal exposición, Edipo Rey Black, Lo que por la boca se dice del espíritu predice y Érase una vez la historia del Quijote sin mancha de Mauricio Goyeneche, entre otras obras. Ha trabajado con compañías como el TPB el Teatro Actores de Colombia y el Teatro Nacional, de la mano de los directores Alfonso Graiño (español), Juan Margallo (español), Carlos José Reyes (colombiano), Jorge Alí Triana (colombiano), Paco Barrero (colombiano), Luís de Tavira (mexicano) y Mauricio Goyeneche (colombiano). También ha actuado en importantes escenarios como el Teatro Odín de Dinamarca y en el Teatro San Martín de Buenos Aires.
 
En televisión se destaca su participación en los elencos de La abuela (1978); Tiempo de morir (1985), Cuento del domingo, El Bogotazo, Extorsión, Caballo viejo (1988), Los pecados de Inés de Hinojosa (1988), Maten al león (1989) por la cual ganó el premio India Catalina y el premio Simón Bolívar a Mejor Actor Protagónico, Romeo y Buseta (1987 – 1992), Si mañana estoy viva, Los Victorinos (1991), Crónicas de una generación trágica (1993), Guajira (1996), Carolina Barrantes (1998), ¿Por qué Diablos? (1999), La reina de Queens (2000), La baby sister (2000), Amantes del desierto (2001), Amor a la plancha (2003), La saga: negocio de familia (2004), Lorena (2005), Los Reyes (2005), Hasta que la plata nos separe (2006), Pura sangre (2007), dos capítulos de la primera temporada de Tiempo Final de Fox-Telecolombia, El fantasma del Gran Hotel (2009) y la serie de Televisión Española -TVE- Operación Jaque (2010)
.
 
En cine ha actuado en
Colombia connection (1979) de Gustavo Nieto Roa; Remolino sangriento (1980) de Roberto Montero y Jorge Gaitán Gómez; Padre por accidente (1981) de Manuel Busquets Emiliani; Ayer me echaron del pueblo (1982) de Jorge Gaitán; Cóndores no entierran todos los días (1984) de Francisco Norden; Pisingaña (1986) de Leopoldo Pinzón; la película italo-alemana Tre giorni ai tropici (1986) de Tommaso Dazzi; Crónica de una muerte anunciada (1987) de Francesco Rosi; El embajador de la India (1987) de Mario Ribero; Técnicas de duelo (1988), La estrategia del caracol (1993) y Águilas no cazan moscas (1994)de Sergio Cabrera; Amar y vivir (1990) de Carlos Duplat; Soplo de vida (1999) de Luís Ospina; La toma de la embajada (2000) de Ciro Durán; fue la voz de uno de los personajes de la película de animación Bolívar, el héroe (2003) de Guillermo Rincón; La historia del baúl rosado (2005) de Libia Stella Gómez; Las aventuras de Beto y Roberto de Miller Almario y Oscar Botía; Karmma (2006) de Orlando Pardo; Nochebuena (2008) de Camila Loboguerrero y Retratos en un mar de mentiras (2010) de Carlos Gaviria.

Texto gentilmente suministrado por Pantalla Colombia, 2010


   

El legado de Román

Edgardo Román es un bogotano que se enamoró del teatro en su adolescencia a causa de una obra teatral sobre el naufragio de un barco, con la cual asegura que vio por primera vez el mar. Pero no fue solamente esa visión la que lo hizo vibrar sino también los movimientos incesantes del telón y el agite de los actores, que le ayudaron a comprender que ese era el destino que quería para su vida. 

De allí en adelante montó un grupo de teatro en el colegio. Fue Ramiro Corzo quien al verlo actuar le afirmó que con su dirección y el talento de Edgardo iban a hacer el mejor teatro de Latinoamérica. Y no se equivocó, porque gracias a sus virtudes ha logrado participar en innumerables proyectos como Padre por accidente, Amar y vivir, Los Victorinos, Águilas no cazan moscas, Baby sister, Bolívar, el héroe, Pura sangre y El fantasma del Gran Hotel, con los cuales ha ganado un Simón Bolívar y varios India Catalina.

Hoy tiene su escuela de formación actoral llamada Actuemos, donde ha formado a artistas como Flora Martínez y su hijo Julián Román. Ahora lo vemos en la novela Amar y temer, del Canal Caracol y en la película En coma.

Tomado de la Revista Elenco Edición 68, 5 de mayo de 2011
   

José Edgardo Román Cruz nació en Bogotá, el 04 de agosto de 1950. Inició su carrera desde 1971 y hoy por hoy, es uno de los actores colombianos de más trayectoria en el teatro, el cine y la televisión. Ha participado en más de 20 montajes teatrales que han estado en numerosos festivales internacionales de teatro; en 22 películas y un gran número de telenovelas y series de la televisión colombiana.
 
Dentro de su formación, participó en el curso de formación de actores realizado por RTI, bajo la dirección de Boris Roth en 1981. Desde 1976 hasta 1993, fue profesor de actuación, en el método de Stanislavski, en la Escuela de Teatro del Distrito Luís Enrique Osorio, ahora la ASAB, bajo la dirección de Alfonso Graiño (Director español), Jairo Aníbal Niño (Director colombiano), Rafael Moreno (Director colombiano). Durante 13 años participó en la investigación, preparación y elaboración del paquete curricular de la Academia Superior de Artes de Bogotá –ASAB-. También fue profesor y director del grupo de teatro del Banco Cafetero durante 4 años (1982-1986). Desde 1993 hasta la fecha, es profesor, fundador y director del Laboratorio de Investigación Artística y Teatral ACTUEMOS desarrollando el método de la “Actuación Orgánica”. Así mismo, fue el realizador de las primeras competencias de “Improvisación” con el TPB.
 
Como actor ha participado en los montajes de El aniversario, El oso, Pedido de mano y Sobre el daño que hace el tabaco de Antón Chejov; Medea de Eurípides; La zapatera prodigiosa de García Lorca; Romance de lobos de Valle Inclan; I took Panamá de Luís Alberto García; Aquí no paga nadie de Dario Fo; Tito Andrónico y Romeo y Julieta de William Shakespeare; La Cándida Eréndira y Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez; Ejercicios para equilibrista de Luís Mantilla; La Fiesta del Chivo de Germán Vargas Llosa; Caudillo, Interludio a la mortal exposición, Edipo Rey Black, Lo que por la boca se dice del espíritu predice y Érase una vez la historia del Quijote sin mancha de Mauricio Goyeneche, entre otras obras. Ha trabajado con compañías como el TPB el Teatro Actores de Colombia y el Teatro Nacional, de la mano de los directores Alfonso Graiño (español), Juan Margallo (español), Carlos José Reyes (colombiano), Jorge Alí Triana (colombiano), Paco Barrero (colombiano), Luís de Tavira (mexicano) y Mauricio Goyeneche (colombiano). También ha actuado en importantes escenarios como el Teatro Odín de Dinamarca y en el Teatro San Martín de Buenos Aires.
 
En televisión se destaca su participación en los elencos de La abuela (1978); Tiempo de morir (1985), Cuento del domingo, El Bogotazo, Extorsión, Caballo viejo (1988), Los pecados de Inés de Hinojosa (1988), Maten al león (1989) por la cual ganó el premio India Catalina y el premio Simón Bolívar a Mejor Actor Protagónico, Romeo y Buseta (1987 – 1992), Si mañana estoy viva, Los Victorinos (1991), Crónicas de una generación trágica (1993), Guajira (1996), Carolina Barrantes (1998), ¿Por qué Diablos? (1999), La reina de Queens (2000), La baby sister (2000), Amantes del desierto (2001), Amor a la plancha (2003), La saga: negocio de familia (2004), Lorena (2005), Los Reyes (2005), Hasta que la plata nos separe (2006), Pura sangre (2007), dos capítulos de la primera temporada de Tiempo Final de Fox-Telecolombia, El fantasma del Gran Hotel (2009) y la serie de Televisión Española -TVE- Operación Jaque (2010).
 
En cine ha actuado en
Colombia conection (1979) de Gustavo Nieto Roa; Remolino sangriento (1980) de Roberto Montero y Jorge Gaitán Gómez; Padre por accidente (1981) de Manuel Busquets Emiliani; Ayer me echaron del pueblo (1982) de Jorge Gaitán; Cóndores no entierran todos los días (1984) de Francisco Norden; Pisingaña (1986) de Leopoldo Pinzón; la película italo-alemana Tre giorni ai tropici (1986) de Tommaso Dazzi; Crónica de una muerte anunciada (1987) de Francesco Rosi; El embajador de la India (1987) de Mario Ribero Ferreira; Técnicas de duelo (1988), La estrategia del caracol (1993) y Águilas no cazan moscas (1994) de Sergio Cabrera; Amar y vivir (1990) de Carlos Duplat; Soplo de vida (1999) de Luis Ospina; La toma de la embajada (2000) de Ciro Durán; fue la voz de uno de los personajes de la película de animación Bolívar, el héroe (2003) de Guillermo Rincón; La historia del baúl rosado (2005) de Libia Stella Gómez; Las aventuras de Beto y Roberto de Miller Almario y Oscar Botía; Karmma (2006) de Orlando Pardo ; Nochebuena (2008) de Camila Loboguerrero, Retratos en un mar de mentiras (2010) de Carlos Gaviria y Pequeños vagos (2012) de Carlos Zapata. 

Texto gentilmente suministrado por Pantalla Colombia, 2012

   
 

Cautivado por la actuación

Su interés por la actuación despertó, desde muy pequeño, en Mosquera (Cundinamarca), donde se crio. A los 13 años, sentía curiosidad por el teatro, los actores, los escenarios. El día de su gran encuentro con el arte dramático ocurrió de la mano de las monjas del Colegio Salesiano de Mosquera. "Nos llevaron a ver obras. Nos metimos por entre el telón, porque había mucho ruido, y vimos cómo se ponían pelucas, preparaban unos baldes y unas láminas de zinc. Nos hicieron sentar, otra vez, en la platea. Hubo un silencio, unos timbres y vi un barco en altamar. Entraba el agua por las escotillas. La gente gritaba. Ahí, me di cuenta de que para eso era el agua. Sonaban los truenos y para eso eran las láminas de zinc que movían. El : descubrir ese truco de contar una historia con la magia del teatro me cautivó", afirma.

Edgardo descubrió que la actuación era su verdadera vocación y, al ingresar aun grupo religioso, aprovechó para unir se al grupo teatral. “ Empezamos a hacer representaciones religiosas. Con el tiempo, ingresé a una iglesia y, ahí, una de las actividades era hacer teatro. Nos prestaban una casa desde las 5 hasta las 10 a.m., con pianos y todo. Me encontré con Ramiro Corzo y, con él, empezó este camino de la profesionalización. Comenzamos a estudiar  libros, a Stanislavski, a Grotowski y a todos estos hombres que empezaron a marcarnos un camino desde el método. Había un muchacho, Carlos, que hacía de asistente en una telenovela y nos dijo: ¿Ustedes quieren venir a hacer de extras? ¡Claro, chévere!, le respondimos. Fuimos y nos gustó. Volvimos unas tres veces, y un día preguntaron quién podía hacer un texto, y yo me lo gané. Tenía que hacer llorar a Julio César Luna. Logré hacerlo. Era una escena en una cárcel: él era un cura y yo, un preso”.

Después de esta presentación de Edgardo, la gente empezó a preguntar por él, y empezaron a tenerlo en cuenta para otras producciones. “Hice mi primer papel de importancia. Se llamaba Orestes Rodríguez, en Recordarás mi nombre, Entré haciendo un personaje de tercera categoría y resulté siendo casi el protagonista".

Ya Román se metía, cada vez más, en la actuación. “Cuando me di cuenta de que lograba conmover a la gente estando en el escenario, me dije: ¡Esto es lo mío!. Desde entonces, nunca rne he bajado de un escenario. Es rico hacer cine, televisión y teatro. Lo que pasa es que nací en una época en que la televisión no era tan fuerte y el teatro se movía mucho. Se ejecutaba mucho en los colegios: esa fue una bendición para mí, porque, antes de la televisión, empezamos a hacer teatro, y la actuación no era, simplemente, por salir en la televisión. La actuación era para contar historias. El teatro es la esencia misma de la actuación: pararse delante de un público a conmoverlo con una narración teatral”.

Edgardo tiene en su carrera un largo historial de producciones: La vorágine, Pero sigo siendo el rey, Tiempo de morir, Pura sangre, Los reyes. El fantasma del Gran Hotel,  Amar y temer, entre muchas más. En cine ha hecho presencia en filmes como El embajador de la India, La toma de la embajada, Águilas no cazan moscas, La estrategia del caracol y La historia del baúl rosado. Actualmente, actúa en. Metástasis, la versión latinoamericana de la serie norteamericana BreakingBad.


ACTOR Y MAESTRO

Maestro. Así lo llaman su estudiantes, aquellos que también tienen su mismo sueño. Hace más de treinta años, Edgardo decidió compartir su experiencia, dando clases en la Escuela de Teatro del Distrito Luis Enrique Osorio, ahora llamada la ASAB y, en 1993, fundó el Laboratorio de Investigación Artística y Teatral Actuemos, donde ha desarrollado el método de la actuación orgánica. “Formé parte de una academia con Alfonso Graiño  y Óscar de Moya y, con ellos, decidimos hacer una academia.

Yo hacía mucho deporte y era bueno en expresión corporal.  Me dijeron que hiciera todo el acondicionamiento motor. Ahí, empezó lo de la enseñanza".

Edgardo Román cumple 43 años de carrera profesional como actor y maestro del arte dramático. Desarrolló el método de la actuación orgánica.

Tomado de la Revista VEA No. 063, septiembre de 2014 


 

Al llegar a Actuemos todo es gritos y telón. Los estudiantes deambulan descalzos por toda la escuela practicando sus rutinas teatrales. Hay atuendos y máscaras colgados en las paredes y un letrero que dice “Sin disciplina el arte muere”.

Aparece en escena el maestro Edgardo Román, uno de los actores insignia de la televisión y el teatro en Colombia.

Saluda muy amablemente. Tiene las manos grandes y fuertes, la voz grave y estruendosa. Se sienta cruzando las piernas y los brazos, tiene una sonrisa bien amplia, un lunar debajo del labio que se acentúa cuando habla con seguridad, el mentón marcado, y se le iluminan los ojos, bien oscuros por cierto, cuando habla de las cosas que lo apasionan y lo hacen feliz, como actuar y sus hijos. Uno imaginaría que es muy serio, pero sonríe constantemente, y ya cruzado de piernas y manos mueve reiteradamente los pies.



EDGARDO & JULIÁN ROMÁN


En el caso de este par de actores, la frase “hijo de tigre" es más que obvia. Aunque Julián cree que se parecen bastante, en mEdgardo y Julian Romanuchas cosas, empezando por el físico y el amor por la profesión Edgardo comenta que siente que son distintos en sus personalidades: aunque él es alegre, reservado en su vida, en cambio Julián es “más extrovertido”. Y, jocosamente, nos revela que las costumbres culinarias son distintas. ‘En cuestión de alimentación, por ejemplo, de pronto ahora que él volvió a las carnes nos parecemos un poco, porque a mí me gusta la carne, pero de resto, no. A mí me gustan las papas, el arroz, todo. Julián es más selectivo con lo que consume”, dice el padre.

Edgardo recuerda que, cuando Julián le dijo que deseaba seguir sus pasos, él tuvo un poco de temor, porque no le veía muchas habilidades para el canto o la danza. “Temía que no pudiera. Pero después de que entró a estudiar, que tomó en serio esta profesión, cuando lo vi en su primera función actuando, cantando y bailando, ya se me pasó”. Y, como de todo se aprende, Edgardo dice que su hijo le ha enseñado a divertirse mucho en el trabajo. Es un gozón”, dice.

Julián califica a Edgardo como su maestro de toda la vida. “Más que heredar el talento, lo que se hereda son el gusto y la pasión por la carrera. El actor, que hoy personifica a Juan Gabriel en la serie Hasta que te conocí, nos contó que, desde que vio a su padre actuar en la obra La muerte de un agente viajero, del TPB, quiso convertirse en actor. “Yo estaba muy chiquito y veía cómo los actores se cambiaban y actuaban y parecía un juego. Esa fue la primera vez que quise ser actor”. Y agrega: “No sé si uno decide ser artista. Más que una decisión, son las situaciones las que lo conducen a uno. A medida que creces, te vas dando cuenta de la cantidad de cosas mágicas que tiene este arte”, concluye Julián.

Tomado de la Revista VEA, Edición 0108, junio de 2016