Alejandro Tobon Rojas

Medellin, Antioquia

Escultores

Fauna

 

 Alejandro Tobón Rojas

escultor

A ColArte

 

 

Medellín - Octubre 20 1978.
.

E-mail: migraralejo@hotmail.com

ESTUDIOS:

2008 Maestro en Artes Plásticas. Universidad Nacional de Colombia sede Medellín.
2001 V semestres en Artes Plásticas. Escuela Popular de Arte (EPA). Medellín.

MUESTRAS COLECTIVAS: 

2008 Académica VIII. MAMM. Medellín.
2008 Muestra de grado. Sala U. Universidad Nacional de
Colombia. Sede Medellín
2007 Primera Bienal de artes plásticas
Comfenalco. Medellín
2007 Salón de artes plásticas embajada de Francia.
MAM. Medellín
2006 +ARTE –MINAS. Galería la Balsa. Bogotá.
2006 Demostrativos. Sala suramericana. Medellín.
2005 Salón arte joven. Mambo. Bogotá
2005 Bienal regional de dibujo, pintura y obra grafica. Comfenalco -Universidad
de Antioquia. Medellin.
2004 Salón de Artes Plásticas Comfenalco. Medellín.
2004 Salón Departamental De Artes Plásticas Versión 20.Medellín.
2004 I Salón Nacional De Escultura. Universidad De Antioquia. Medellín.
2003 Salón De Artes Plásticas Comfenalco. Medellín 2003.
EXPOSICIONES INDIVIDUALES:
2007 Noción de lugar. Universidad Nacional de Colombia. Medellín.
OBRA PÚBLICA:
2008 Mural lugares de paso. Antioquia se pinta de vida. Medellín. 

RECONOCIMIENTOS: 

2007 Mención. Primera Bienal de artes plásticas Comfenalco. Medellín.

Tomado de http://migraralejo.blogspot.com/ , 2013

horizontal rule

   
   

Así es empezar como artista ...

Cuestión de resistencia

Por: Alejandro Tobón

Medellín otro lugar donde se nace, se vive en medio de un buen clima y noticias violentas, se decide estudiar artes, ser artista visual y, por supuesto, tener una morada donde morir tranquilo o intranquilo. Ciudad de memoria en construcción y una cultura por alimentar, se vive bien, desde una mirada optimista porque no sabría comparar con otra ciudad de Colombia o, mucho menos, del mundo, solo he sido un visitante en algunas.

No sabría decir con certeza por qué me quedo en esta ciudad, ver el mismo paisaje tal vez nos puede cansar un poco. Para matizar nada mejor que viajar, tomar distancia de estas montañas e inclusive de la geografía humana, ideal si es la obra quien pone el tiquete o abre camino.

Me preocupa la idea de los profesionales de salir del país cuando dejan de creer, de pisar firme y de trabajar por idealizar un afuera. Quizás sea efecto de una globaÜzación en caída que afecta a un porcentaje de esta generación, como si en otros lugares fuera más sencillo habitar el mundo, sin duda es diferente.

Nací en una familia de "clase media", que dudo exista en Colombia, hogar educado pero limitado en recursos. Afortunado porque me educaron, me formé y estoy aprendiendo a resolver el asunto del dinero. Vivo del arte y de la incertidumbre que consigo trae hace ya varios años. Aunque no deja de ser extraño hablar en estos términos, podría ser mal interpretado y quizas llamado como artista famoso, egocéntrico, mentiroso, hombre con dinero de apariencia humilde o poco ético al lucrarse del arte, otros prefieren términos como prostituta o vendido.

Sin embargo referenciamos, estudiamos y admiramos artistas extranjeros cuya fuente de dinero es su producción artística. Por tanto, creo que todos y ninguno tienen la razón. Ser artista al igual que otra profesión, suele ser difícil cuando se es independiente, próspero o no, es cuestión de decisión, placer y resistencia.

Se abre en la ciudad un panorama interesante en cuanto al coleccionismo y la circulación, no obstante, faltan espacios de exhibición y apoyo a los existentes. He aprovechado desde años atrás los salones y muestras colectivas presentándome activamente, lo cual impulsó mi proceso para participar dentro y fuera de Colombia. Estas participaciones dependen en gran medida del empuje económico que sostiene la misma obra, lo cual me ha permitido comprender que los precios del arte no siempre son una especulación.

El dolor, la alegría, libros, imágenes, escritos, el arte, las personas que quiero y acompañan, generan en mí pensamientos que intento traducir en mi investigación. Al final de un día de trabajo lo que cuenta no es cortar una madera y unirla con otra a partir de unos planos, es la posibilidad de darle forma a las ideas con un medio, técnica o dispositivo que me permita construir imágenes de la realidad en la que habito, razón suficiente para  levantarme temprano y trabajar hasta antes de la medianoche todos los días. Así voy construyendo  el ser artista en una ciudad.

Tomado de la Revista Arteria No. 38, mayo de 2013 

horizontal rule

 

 
 

Las vidas de la madera

por María Alexandra

 

El antioqueño Alejandro Tobón realiza instalaciones con estructuras esféricas creadas a partir de madera reciclada. Su obra reflexiona sobre el orden y el caos en el mundo contemporáneo.

Desde pequeño, Alejandro Tobón dibujaba, hacía maquetas con fragmentos de madera, desbarataba radios y grabadoras. Su vocación parecía estar clara: convertirse en artista, así que ingresó a la Escuela Popular de Artes de Medellín. Sin embargo, la curiosidad por las fases de la construcción seguía latente. Fue en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional donde comenzó a acercarse a los procesos, a las maquetas, al trabajo en los talleres de arquitectura. Por ese entonces trabajaba en el estudio del escultor Luis Fernando Peláez, en donde conoció a los arquitectos Sebastián Mejía y Édgar Mazo. “Siento que en ese momento algo sucedió”, cuenta Tobón.

El artista, que ya realizaba esculturas de ovejas de marmolina para ciertas instalaciones, dio rienda suelta a su interés por esta disciplina cuando participó en 2005 en la muestra de Arte Joven del Museo de Arte Moderno de Bogotá. “Me atreví a habitar un espacio con la obra a manera de instalación.

En ese momento me acerqué más a la oficina de Mejía y Mazo a mirar y comprender las reglas de las estructuras”.

Luego de las ovejas, seres migratorios que marcaron una importante etapa en la obra de Tobón, y con los conceptos de construcción claros en su mente, el artista inició una ardua recolección de muebles viejos con el objetivo de recuperar la madera para fabricar nuevos objetos. Fue entonces cuando sus ovejas aparecieron cargando mesas de noche, sillas o fragmentos de camas. Sin embargo, Tobón no estaba del todo satisfecho. “Había algo muy anecdótico, una metáfora muy visible, así que empecé a indagar más sobre la madera y su memoria, y a desdibujar la forma de los muebles”.

El paso siguiente al que lo condujo la madera reciclada fue a la creación de estructuras esféricas que plantean el tema de la creación del mundo a partir del orden y el caos, una serie que tituló Construcciones frágiles para un final de mundo y que recuerda el aspecto infinito del espacio. El proceso de recolección de muebles es espontáneo, Tobón rescata las sillas, mesas y sofás que se encuentra en la calle o aquellos objetos que ya no les sirven a sus amigos. Encontrarlos sin salir con el propósito de buscarlos hace parte de la obra y siempre utiliza todo lo que consigue.

Gracias a este trabajo –que también plantea una reflexión sobre el problema del almacenamiento de basura–, Tobón viajó a Brasil para realizar un parque construido con reciclaje en un sector de Bello Horizonte. “El objetivo es que la comunidad quede con conocimientos para generar ingresos o crear empresa. Mi propuesta es forjar unos aprendizajes que les permitan a ellos producir objetos a partir del diseño industrial con reciclaje”.

El proyecto, que presentó varias veces en Medellín sin tener el eco suficiente para llevarse a cabo, terminó desarrollándose en el exterior. Sin embargo, Tobón no pierde las esperanzas, aún sueña con realizar trabajos que incluyan la arquitectura, el arte y el reciclaje en su ciudad. También sueña con conseguir el apoyo que necesita para lograrlo. 

Tomado de http://www.revistaaxxis.com.co/noticia/476_las-vidas-de-la-madera#prettyPhoto , 2013 

horizontal rule