Calima Precolombino

Valle, Cauca

Precolombino

Figura

 
Enlace a Página Principal de Arte Precolombino, de ColArte

Arte Precolombino

Calima

VISITE: calima1.jpg (14669 bytes)

Antr13203.jpg (11777 bytes)

SanJ13214.jpg (22665 bytes)

Museo del Oro

Museo de
Antropologia

Marques de
San Jorge

 

CULTURA CALIMA

Varios fueron los grupos indígenas que habitaron una amplia llanura entre los rios San Juna, Dagua y Calima.

Los hallazgos de cerámicas y adornos orfebres aparecieron a lo largo de toda esta región y muestran una extraordinaria belleza.

La cerámica representaba dos fases denominadas: Yotoco, caracterizada por un mejor acabado pulido y brillante, pinturas policromadas y diseños geométricos, con engobe bicromo, rojo y crema; ejemplo de ella son las alcarrazas de doble vertedera con representaciones zoomorfas y antropomorfas , figuras moldeadas, platos, cuencos y vasos altos y angostos.

La otra fase, denominada Sonso, representada por vasijas de tres asas, colocadas dos en los hombros y una en el cuerpo con boca anular, conocidas con el nombre de canasteros y usadas para el transporte de líquidos y de la chicha, bebida común entre ellos.

La mayor parte del material arqueológico que se conoce del estilo Calima ha sido obtenido en sus tumbas.

Tomado del Folleto: Cerámica Precolombina  
C
olección Fondo Cultural Cafetero - 1979

horizontal rule

 

CALIMA 


La región Calima esta situada en la Cordillera Occidental de Colombia, en el departamento del Valle del Cauca a una altura entre 1.200 y 1.500 m.s.n.m. Cronológicamente, para el periodo cerámico, la ocupación en esta zona se ubica entre el 600 a. de J.C. y el 1.600 d. de J.C. En Calima la introducción de la cerámica marca el comienzo del período llama, de gran variedad de formas cerámicas y de objetos en oro con representaciones humanas y de animales. En el período siguiente, Yotoco, existe una continuidad en las formas. aparece la aplicación de pintura negra sobre rojo y especialización en la orfebrería.  El último período, Sonso, indica grandes cambios culturales; en la cerámica las Formas son menos elaboradas y con acabados mas burdos, la orfebrería es poca. (Bray: I 989-6-10) 

The Calima region is located on the western most range of mountains, at about 1200-15000 meters aboye the sea level, in what today corresponds to the Departamento del Valle del Cauca. In terms of chronology the occupation of the area by people that made use of pottery is dated between 600 B.C and 1600 A.D. The introduction of pottery corresponds to the llama Period, which is characterized by a wide range of ceramics and gold objects with representations of fauna. During the following period, known as Yotoco, there is continuity in terms of pottery forms, decoration based on black on red motifs and a marked sophistication in goldwork; the last period, Sonso, is characterized by notorious cultural change; pottery forma are less elaborated and goldwork is scant (Bray, 1989: 6-10).

horizontal rule

CORINTO CAUCA 

Se ubica en la región de Corinto, departamento del Cauca, en el valle del río Palo; donde se localizaron dispersos hasta alturas de 2.500 m.s.n.m. No se cuenta con fechas de radiocarbono para establecer la ubicación cronológica de esta cultura. Sin embargo la presencia de cerámica española del siglo XVI (mayólica) en algunas tumbas excavadas por Ford, es una clara evidencia de que esta cultura fue tardía. Los alfareros de la cultura Quebrada Seca elaboraron variedad de formas. (Rodríguez: 1992 19-2 I ) 

This region is located in the region of Corinto, Departamento del Cauca, in what corresponds to the basin of the Palo river; human occupation encompasses a wide range of altitudes up to 2500 meters aboye the sea level. There are no radiocarbon dates for this culture.Nonetheless, the presence of Spanish made pottery belonging to the 16th century (Majolica) in some burials excavated by Ford, clearly indícate that this culture was contemporaneous with the Spanish conquest. The potters from this area elaborated a wide range of ceramic forms (Rodríguez 1992: 19-21).

Tomado del folleto Arte de la Tierra - Colombia
Fondo de Promoción de la Cultura, 1994

horizontal rule

 

CALIMA

por Alvaro Chaves Mendoza

En el Valle del Cauca, en las estribaciones de la Cordillera Central, vivieron pueblos gobernados por diversos señores, todos ellos incluidos hoy dentro de la denominación general de calimas, dada por el río de ese nombre. En esta región arqueológica los investigadores han hallado vestigios de viviendas circulares, acomodadas en pequeñas terrazas en las laderas de las colinas, así como caminos prehistóricos y antiguos campos de cultivo. También en las colinas, o en las planadas cubiertas de guaduales, se han encontrado cementerios con tumbas subterráneas de pozos cilíndricos y cámaras ovales donde yacen los vestigios envueltos en una especie de capullo blanco que fue en otro tiempo la manta funeraria.

Entre los muchos objetos que acompañaban al muerto en su tumba —ollas, remos, arcos, hachas, collares— los más admirados son los ornamentos de oro, pues la labor de los orfebres logró un estilo rico en decoración y que se identifica con la técnica del martillado. Pero es el barro el material que con mayor variedad trasmite en el tiempo el aspecto de aquellos indígenas; en él la figura humana tiene definiciones especiales e interesantes porque nos presenta un tipo humano diferente del que hemos hallado en las otras regiones descritas. Aquí las vasijas antropomorfas —alcarrazas y vasos cilíndricos— nos repiten la imagen de hombres y mujeres de rostros redondeados, pómulos henchidos, ancha nariz, labios abultados y ojos de espesos párpados.

Son de especial encanto las efigies femeninas, con el cabello minuciosamente delineado por incisiones, la actitud placentera y apenas insinuada —maliciosa o ingenua-la sonrisa. Contrastan notablemente con otras figuras en las cuales las facciones se alteran, exagerando al máximo el grosor de los labios, la pesadez de los párpados y el hondo surco de las arrugas, para convertirse en personajes duros, angustiosos. En otras lo humano se desvanece ante la aparición de grandes fauces, ojos desorbitados y gigantescos colmillos; son éstos los entes maravillosos, los seres que poblaban la realidad mágica de los simbolismos religiosos, las impactantes realizaciones de los alfareros al dar forma a las fuerzas sobrenaturales.

Tomado de la Revista Pluma No.81, marzo de 1981