Paola Andrea Rey

Bucaramanga, Santander

Modelos, Actores (TV)

Personaje

 

Paola Andrea Rey

Modelo, actriz

 

   

 

 

 

 

 

 

 

 

    
Ver otras imágenes de Paola Rey en ColArte     

      WEB de Paola Rey    

      Otros enlaces en Internet para ver a Paola Rey 

       Paola Rey en Geocities 

 

   
 

19 Diciembre 1979
Bucaramanga, Colombia

Actriz - filmografía
(2000s) (1990s)

  1. "Las detectivas y el Víctor" (2009) TV series .... Isabel Rodríguez
  2. "Decisiones" .... Camila (2 episodios, 2007)
  3. "Montecristo" (2007) ...
  4. "Amores de mercado" (2006) TV series (as Paola Rey) .... Lucía Martínez
    ... aka Amores (Colombia: new title)
  5. "Decisiones" .... Camila (2 episodes, 2007)
    ... aka Decisiones de famosos (USA: Spanish title)
        - Ilusiones perdidas (2007) TV episode .... Camila
        - Amantes (2007) TV episode
  6. "Mujer en el espejo, La" (2004) TV series .... Juliana Soler/Maritza
  7. "Pasión de gavilanes" (2004)
  8. Como el gato y el ratón (2002) .... Giovanna Cristancho
  9. "El Cristo de plata" (2004)
  10. Pasión de Gavilanes (2003), nueva version de Las aguas mansas 
    .. aka Like Cat and Mouse (2002) (International: English title)
  11. "La mujer en el espejo"
  12. "Baby Sister, La" (2000) TV Series .... Fabiana Estrella Rivera Chitiva
  13. "¿Por qué diablos?" (1999) TV Series .... Jazmin Jaz Cordero - Premio India Catalina
  14. "Fuego verde" (1998) TV Series (as Paula Andrea Rey) .... Graciela -  Premio TV y Novelas, Premio India Catalina
  15. "Sín límites" (1998/I) TV Series .... Camila
  16. Corazones prohibidos (1996)
  17. No morirás
  18. El día es hoy
  19. Castillo de naipes
  20. Crónicas
  21. Corazón prohibido

 

  IInformación parcial cortesía The Internet Movie Database. Con permiso

horizontal rule

 

 

 

 

La fama de Paola Rey sigue subiendo como la espuma. Hace poco, cuando tuvo que asistir a una agencia de comunicaciones para recibir un kit de una nueva crema cosmética, por ser considerada uno de los rostros más lindos del país, paró toda actividad. En un segundo plano quedaron otras bellas asistentes como Maritza Rubio, Vicky Rueda y Tatiana Castro, pues ella se robó el show. Su visita planeada para 10 minutos se prolongó una hora, porque desde el portero en adelante, juicioso, hizo fila para tener la foto del recuerdo, al lado de Ia actriz. A propósito, Paola es la nueva imagen para América Latina de Hersheys, una multinacional de chocolates. La dulce fama...

Tomado de la Revista Alo No.339 septiembre 21 de 2001

horizontal rule


 

El Look Millonario de Paola Rey

por Victor Manuel García

Dentro de unos meses (2002) James MacNamara, presidente de la cadena estadounidense Telemundo, tendrá que cambiar la foto de La baby sister, que cuelga en la pared de su oficina, por la del nuevo personaje en que se convertirá Paola Rey en la telenovela estelar del canal.

Se trata del millonario contrato de exclusividad que acaba de firmar por tres años con las cadenas NBC y Telemundo, en Estados Unidos.  El mismo que está estimado en cerca de 25 mil dólares mensuales y que la convierte en la imagen del canal y de la próxima telenovela estelar que aún no tiene nombre.

La joven -que pasó de ganarse 60 mil pesos por capítulo en Fuego Verde, hace seis años, a cerca de cinco millones de pesos mensuales por protagonizar La baby sister- se disparó internacionalmente. Ni siquiera sus padres lo podían creer, cuando el año pasado la vieron por televisión en un centro comercial de Nueva York protegida por unos inmensos guardaespaldas que intentaban abrirle paso al escenario entre infinidad de admiradores que gritaban su nombre y pedían tan solo un autógrafo de la actriz bumanguesa de 23 años.

Luego de su éxito como La baby Sister en todo Hispanoamérica, Pao la convirtió su profesión en un producto comercial al cual todos quieren acceder. Incluso, una compañía privada de Miami le hizo guiños para que lance una muñeca con su imagen y en una charla informal con el compositor Kike Santander quedó en el aire la posibilidad de que se estrene como cantante.

De hecho, cuando Emilio Estefan la vio en la entrevista central de la revista People en español como la nueva promesa latina, hace algunos meses, le pareció que Rey tenía el tipo latino de figuras como Jennifer López y Salma Hayek para entrar por la puerta grande del mercado anglo. Por ahora, Paola viaja sola entre Bogotá y Miami a posar para las portadas de Ocean dríve, TV y Novelas LISA y Enterése. Todo, gracias al boom de La baby Síster que le entregó el jugoso contrato con la cadena grínga que no descarta la posibilidad de incluirla en una de sus series en inglés.

Para eso, la joven perfecciona el idioma y toma clases privadas de teatro y baile en Bogotá. Su futuro pinta tan bien, que ya el conocido periodista de entretenimiento de Miami, Maurício Venegas -el mismo que pronosticó el éxito de Hayek y López- ve en Paola a una artista con talento y el look latino que tanto cautiva a los gríngos.

Mientras goza de su propio éxito, Leonor Garzón, su representante, no da abasto recibiendo pro puestas para la actriz, quien al mejor estilo de estrellas como Paty Manterola y Ana de la Reguera, se convirtió en la imagen del champú Head and Shoulders para toda Latinoamérica. Su comercial -por el que le pagaron más de quince millones de pesos- se pasa actualmente en cerca de veinte países del continente. Adicionalmente, su rostro aparece en las carátulas de la serie de cuadernos El Cid en toda Colombia y acaba de cumplir su contrato con la compañía de chocolates Hersheys con la que repartía besos y se tomaba fotos con sus admiradores en los puntos de venta del producto. La joven, que ha trabajado en series como Por qué diablos y No morirás, también recorrió Estados Unidos como imagen de la Toyota y Miami la espera para otro millonario contrato publicitario en dólares. Así mismo, la empresa Manpower la tuvo como modelo de su ropa juveníl.

Tomado de la Revista Cromos No.4389, marzo 18 de 2002

horizontal rule

 

 

PAOLA REY, FUERA DE CASA

Por estos días le alcanza el repertorio para tener tres nombres y tres vidas. Por eso es actriz. Por eso es camaleón ante las cámaras. Entre semana es Ximena Elizondo, una de las sintonizadas gavílanas de la telenove la del momento. Eso sucede en Bojacá y Bogotá. Luego, cuando llega el viernes, arranca para la costa. Allá, en Corozal, Cartagena y las Islas del Rosario aparece la parafernalía del cine y ella se convierte en Verónica, una periodista que investiga el crímen de la película El Cristo de plata.

Sonríe, es voluptuosa, seduce. Ahora está en una sesión fotográfica y es ella misma en otra de sus facetas. Paola Rey, modelo, posando. Conoce muy bien los recorridos de sus curvas, las sensuales posibilidades de sus miradas, los reinos de la coquetería. Cuando se encienden las luces y se disparan los flashes, la bumanguesa domina el ambiente con una pose dulce y erótica a la vez.

No importa quién la esté dírigíendo ni el tipo de lente que recorra su cara y su cuerpo. Puede ser Rodrigo Tríana para la TV Ramiro Meléndez para el cine o Kai + Pízarro para la fotografía. Ella tiene repertorio para los tres escenarios y tiempo para los tres personajes. "Diez minutos son una vida para mí", dice, en voz baja, mientras un maquillador la retoca, alguien le entrega un volante para un desfile de modas y yo la entrevisto.

Ese es el trabajo, lo que la mueve, la sonrisa vanidosa para el público que la reconoce desde que se puso el traje de Graciela Castañeda, la hija de un esmeraldero en la serie Fuego Verde. Eso fue hace seis años, en 1998. Paola Rey tenía 18 y una inexperiencia tan grande como las ganas de ser lo que es hoy.

La independencia de Paola ha crecido al amparo de sus triunfos como modelo y actriz. En el año 2000 protagonízó La baby síster y su personaje, Fabiana Estrella Rivera Chitiva, se metió en miles de televisores hispanoamericanos. Luego, sería ella misma, la Paola Rey verdadera, quien viajaría por los países que vieron la telenovela. James MacNamara, presidente de Telemundo, la contrató por tres años y su vida se volvió un peregrinaje. Además de su trabajo con el canal internacional, se convirtió en modelo de Toyota, Neutrogena, Head and Shoulders y Hersheys. Fueron cientos de viajes. Pasaba, sin escalas ni descansos, de Miami a Bogotá, de las cosmopolitas Nueva York o Ciudad de México a las provincianas capitales de Centroamérica, de la felicidad ficticia de Las Vegas a la sobriedad de Washington, del sur al norte de América y viceversa. Siempre la estaban esperando. Cientos de fans y decenas de cámaras.

Tomado de la Revista Cromos No.4498, 3 de mayo de 2004

horizontal rule

 

 

Paola entre el cielo y el infierno

por Flor Nadyne Millán

Ellos creían estar alcanzando la gloria, pero en realidad vivían su propio infierno. Su relación había sufrido un cambio abrupto. En la mañana se querían con la dulzura y admiración que pueden sentir un abuelo y su nieta y, en la noche, con el arrebato y la calentura de los amantes.

Sin duda, una relación candente, como candentes eran sus discusiones. En el fragor de una de tantas, Jorge Cao recuerda que la menuda Paola Rey salta hacia su cuerpo, se le trepa y casi enroscados, sin parar de besarse y de transar un desesperado diálogo de reconciliación, descienden la escalera de caracol de tres pisos, de una enorme casa dorada, tan llena de espejos como de secretos.

Jadeantes terminan en el sofá y Cao apenas puede decir: "¡Me siento como si hubiera cometido infanticidio! ¡He estado con mi nietecita!". Una afirmación desconcertante y cínica que termina de redondear con una carcajada socarrona.

Y tiene por qué hacerlo. ¿Qué creyeron, mentes retorcidas? Nadie ha cometido delito alguno. Todo esto es una farsa y hace parte de la trama de El Cristo de Plata, la cinta colombo-mexicana en la que Paola Andrea Rey vuelve al cine. Ya había tenido experiencia en la pantalla grande con su actuación en Como el gato y el ratón, al lado de Alina Lozano. Tenía 21 años y la dirigía Rodrigo Triana.

El cuento de la nieta y el abuelo amantes surge por que la bumanguesa dejó, hasta hace unos meses, de ser por unas horas Ximena Elizondo, la niña consentida de Martín, el viejito cascarrabias en Pasión de gavilanes, para convertirse en Verónica, una curiosa periodista que no so lo termina enredada en la cama de su colega, un viejo zorro del oficio, sino en una intrincada red de satanismo. De paso por el purgatorio. Eso suena tenebroso y parece asunto del mismísimo diablo. Pero para Cao la trama y las ardientes escenas con Paola representaron más bien una breve estadía en el purgatorio. Ese lugar donde se terminan de pagar las penas, antes de pasar a disfrutar de la gloria eterna.

"Es que con ella sentirse en el infierno es imposible, porque es todo un ángel", dice el actor cubano que la conoce desde los días de Corazón prohibido, telenovela en la que la actriz también participó.

Y Cao recalca su admiración no como parte de una lección aprendida ni la típica salida diplomática para quedar bien con una compañera de trabajo.

Así también la ve Jorge Alí Triana, quien la dirigió hace siete años en No morirás, la novela de Germán Santamaría sobre la tragedia de Armero. "Quedé fascinado. Lo digo porque le creo todo lo que habla. Es profunda, muy sensible, talentosa y trabajadora, además de ser muy bella". ¡Válgame Dios! Si lo dice Jorge Alí.. .

¿Todo eso no será la mezcla perfecta para convertirse en un símbolo sexual? "No creo, a ella le interesa mucho la actuación y no es del tipo de Protagonistas de novela, que cree que puede llegar a ser actriz por su belleza y por hacer todo tipo de poses y muecas".

Algo que ella misma confirma. Nunca ha soñado con convertirse en una gran diva y no le gusta mucho escuchar que, de repente, podría relevar a figuras como Amparo Grisales. La respeta, es cierto, pero quiere construir su carrera en otra dirección.

Y si estos hombres no la ven como el símbolo sexual (repetimos, no porque carezca de argumentos), tampoco la imaginan como una diablilla o la viva representación del infierno. "No, tampoco es para tanto", agrega Triana.

Bueno, salvo Jorge Cárdenas, su novio, quien se sorprende de ver su metamorfosis frente a las cámaras como actriz o modelo. "Puede lucir como la más inocente y otras veces como la más terrible de las mujeres". Él solo suspira.

Expuesta al peligro. Eso sí, la única forma de que parezca endemoniada, fuera de sí, es montada en cualquier vehículo con ruedas. Paola es otra cosa cuando se adueña del volante. Si pueden, dense una pasadita por Tocancipá y sabrán a qué me refiero.

Una mujer que no conoce el miedo, esa es la imagen que conserva de ella Carlos `El Gordo Benjumea, su papá en la serie Fuego verde, en la que la actriz, de 24 años, debutó hace casi nueve montada en un tricimoto.

A partir de ese momento el actor entendió su desmedido amor a la velocidad. Eso es lo único que le reprocha: "Me parece una bobada que una niña tan bonita y de prímetime se exponga de esa manera". Como que sonó a regaño, Paola.

Pero este `angelito citando tiene los pies bien pues tos en la tierra también deja ver su endemoniado ritmo de vida. No para de trabajar y trabajar. Y más ahora cuando la novela promediada para hacerse en ocho meses (sería hasta marzo), por culpa de su buen rating extendió grabaciones hasta finales de agosto.

Ella saca tiempo a como dé lagar para cumplir con otros compromisos: invitaciones a Miarni para celebrar con el público el éxito de los gavilanes, escapaditas a Nueva York para participar en la nueva tanda de comerciales que le exige ser la imagen de Neutrógena en Latinoamérica.

Tiempo para su novio, con quien cumplió 10 meses de feliz relación. Lo dice orgullosa porque no han peleado la primera vez desde esa noche de rumba que estos excompañeros de trabajo -compartieron set en ¿Por qué diablos? , se miraron de una manera diferente en un bar.

Tiempo para la empresa de productos de belleza que montó hace años con José Domingo, su papá (porque entendió que no solo de actuación vive el hombre), y tiempo para sus perros, gatos y tortuga, la tropa de animales con la que comparte casa en Los Rosales, en Bogotá.

Y, lo más importante, tiempo para sus conversaciones secretas con los ángeles que descubrió en sueños desde niña. Sí, porque Paola es muy espiritual y no es de las que creen que hay que morirse en esta vida para conocer el verdadero cielo o tocar las puertas del infierno.

"Cielo e infierno están aquí. No hay que ir a otro lado; yo me siento más en el primero porque estoy llena de paz interior", agrega con cierto tacto esta mujer que también cree en la reencarnación.

No se siente cómoda contando ese tipo de intimidades. Habla con más naturalidad de sus relaciones amorosas que de su vida espiritual. "Me preocupa que la gente pueda llegar a malinterpretar mis creencias y pensar que soy de las que van donde chamanes o a sitios donde lean la mano. Yo no creo en esos charlatanes".

Pero se decide a no dejarnos en ascuas y contar que ahí donde la ven tiene sus añitos, pues vivió en el antiguo Egipto, conoció de cerca la cultura Maya y ha sido anciana, hombre y también madre. Y no en la ficción, sino en sus vidas pasadas.

Aún así, se niega a estancarse en el pasado. Ella quiere seguir viviendo el presente, que ya sea corno Verónica, Ximena o simplemente Paola, la hace sentirse corno en el verdadero cielo.

Tomado de la Revista Alo No. 411, 6 de agosto de 2004

horizontal rule

 

 

Pero sigue siendo la Rey

Enrique Patiño, editor de entretenimiento

Paola Rey, sin proponérselo, hace una treta de cazadora: estira el brazo, con la mano doblada, como si su extremidad fuera la garra de un felino a punto de dar un zarpazo. Luego la gira en el aire, refrena su impulso, se mueve con suavidad y hace que la punta de sus dedos toque la piel del entrevistador.

"Así es como siento: con todo". Tiene los ojos iluminados, más grandes que de costumbre. El entrevistador queda en silencio.  "Con cada músculo, con toda el alma, con el corazón".

Está sentada en el borde de un andén, porque "es la mejor oficina para atender a la gente". Acaba de terminar un día de grabaciones de Amores de mercado, su nueva telenovela, y en pocas horas pasó de disfrazarse de payaso a actuar como madre soltera con un hijo adolescente en la misma producción.

Al mover la mano, podría decir se que está actuando. Pero no. Improvisa. Por si las dudas, consigue lo que quiere: atrapar a su presa. Y entonces cuenta cómo aprendió a sentir.

"Sucedió en una audición. Llevaba dos años en televisión y nunca había llorado en una escena y todavía me preguntaba si podía afrontar un papel o no, o si la actuación era lo que yo quería en mi vida. Me pidieron leer dos escenas. Eran de llanto, muy fuertes. El libretista leyó lo suyo y yo leí luego lo mío. Un corrientazo me recorrió de pies a cabeza. Era un dolor en el alma. Yo estaba sintiendo. Estaba llorando. Rompí con mi caparazón interno. Abrí el dique, el alma".

Cuatro años atrás, Paola Rey había tomado una decisión. "Quiero actuar, papá", le dijo a su padre, un hombre que la había apoyado cuando, a los 12 años, su pequeña, de ojos grandes y rostro anguloso, le había dicho que primero quería ser modelo. "Si estudias, lo apoyo", le respondió.

De modelo a actriz

Esa era la regla. A los 12 años, Paola se metió a tomar clases de modelaje. Pero desde el principio sintió que ese no era su mundo. Cada vez que iba una visita a su casa, ella sacaba sus dotes histriónicas, disfrazaba a sus tres hermanos y montaba obras de teatro improvisadas. Con ese antecedente familiar, recibió el espaldarazo.

A sus 14 años, comenzó una rutina nueva: estudiar en el colegio de las 7 a.m. a las 2:15 p.m., y luego dedicarse a la actuación en las tardes. Al año siguiente, en 1996, se presentó para un registro de su cara en RTI, tres días después la llamaron a una audición y a la semana le confirmaron que formaba parte de la telenovela Fuego verde.

Todavía era una estudiante de colegio tímida que no hablaba en el set. Su nombre, en el cabezote de la producción, le producía susto antes que orgullo, porque sentía que aún era una niña. Pero sacó arrestos y puso sus 45 kilos de peso en dar lo mejor y en ser una grande. Ese año ganó el premio TV y Novelas como actriz revelación.

Ahí fortaleció su rutina espartana, obsesiva, que todavía no ha abandonado: estudiar con celoca da libreto. Dejó sus estudios como ingeniera industrial y se dedicó a prepararse cada día para que nunca dijeran nada negativo de ella.

"Jamás llego con las letras sin aprender o sin la continuidad, jamás me pierdo, jamás llego tarde o pongo un problema por el maquillaje o por la ropa. No estoy enfocada en cómo me voy a ver. Solo en las emociones que transmito".

Por eso, a pesar de su timidez; no le dan miedo las cámaras. "Nunca he hecho un desnudo total. Insinúo, pero no revelo nada. No sé si seré buena modelo, pero cuando. poso, es como si actuara", explica:.

Pocos saben que tiene una memoria impresionante, capaz de grábarse los libretos en apenas 40 minutos, y de actuar hasta 41 escenas al día, sin olvidar la emotividad de sus personajes: "No memorizo solo las palabras, sino lo que deberían sentir". Y no se cansa. Es, más, le gusta el mundo de cartón en el que trabaja: "Es como si víviera en un cuento de hadas", dice;

Como si corriera contra el reloj; esta sagitario, nacida un 19 de díciembre, lleva diez años trabajarido sin parar en telenovelas comb Sin límites, Castillo de naipes, Corazón prohibido, ¿Por qué diablos?, La baby sister, La mujer en el espejo, Pasión de gavilanes y en cine con Como el gato y el ratón. Este año rodará dos nuevas películas.

Igual, es humana: se cansa: Cuando quiere desconectarse, lós: sábados, sale a bailar. "No meto droga, no la he probado. El baile eá mi forma de quemar adrenalina": .

Según las páginas de Internet de sus seguidores, es la más bella actriz de las telenovelas. Según las producciones en las que ha trabajado, es la reina que se coronó a los 16 años en la TV y que nunca ha cedido su trono en la pantalla chica.  "Yo siento. Estoy viva", dicé. Sentir: eso la hace diferente.

Tomado del periódico El Tiempo, 6 de agosto de 2006

horizontal rule

 

 
 

   
     
  http://fotobellezas.blogspot.com